The Church Historian's Press The Church Historian's Press

50

La oración: Una cosa pequeña y sencilla

Véase byutv.org para escuchar una grabación del discurso original. (Por cortesía de BYUtv).

Conferencia de la Universidad Brigham Young para la Mujer

Centro Marriott, Universidad Brigham Young, Provo, Utah

28 de abril de 2011


Desde su niñez, Virginia Hinckley Pearce (n. 1945) vio que la oración y el servicio en la Iglesia se entretejían en la vida cotidiana de sus padres. Recuerda que, cuando ella o uno de sus hermanos se sentía especialmente preocupado por algo, su padre, Gordon B. Hinckley, decía: “Simplemente haz tus oraciones y ve a dormir. Cuando te levantes por la mañana lo verás más claro”1. La hermana Pearce ha puesto en práctica ese buen consejo; su propia reformulación del mismo es: “Simplemente haz tus oraciones, ve a dormir y, cuando te levantes por la mañana, ponte otra vez manos a la obra”2. Reunirse para hacer la oración familiar, ir a la Iglesia y trabajar en las asignaciones en la Iglesia era parte natural de su vida familiar, no una lista de tareas que tenía que cumplir. Veía que, para su madre, Marjorie Pay Hinckley, la obra en la Iglesia era “parte de quien ella era”, y que al llevar a cabo esa obra siempre se la veía revitalizada, no presionada ni enojada3.

La hermana Pearce se especializó en Historia y obtuvo un título adicional en Inglés por la Universidad de Utah, cursando su último año en 1967 en la Universidad de Nebraska, mientras su esposo, Jim, asistía a la Facultad de Medicina de la Universidad Creighton4. Sus primeros hijos llegaron muy seguidos: cuando su hija mayor tenía dos años, la hermana Pearce tuvo dos hijas gemelas, y dieciocho meses después tuvo otra niña. Esperó varios años antes de tener otra hija y un hijo5. Al acercarse el momento en que su hijo pequeño comenzaría primer grado, ella contempló la posibilidad de asistir a la escuela de posgrado, y se dio cuenta de que, lo que le gustaba de la historia y de la literatura era ver a las personas progresar, y aprender el modo de facilitar ese proceso6. Ella decidió estudiar Trabajo Social, finalizando su maestría en la Universidad de Utah en 1988. Luego trabajó por un breve espacio de tiempo para el departamento de salud mental del condado de Salt Lake, antes de unirse a la Mesa Directiva General de la Primaria más tarde ese mismo año7. Tras finalizar su carrera, la hermana Pearce también visitó clientes en el ámbito privado, lo cual dejó de hacer en 1992, cuando fue llamada como Primera Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes8.

Aunque ejerció poco tiempo como trabajadora social, la hermana Pearce dice haberse sentido impelida a completar aquella formación, y cree que esa experiencia ha influido en todo su servicio en la Iglesia desde entonces. En sus responsabilidades en la Primaria y en las Mujeres Jóvenes, trabajó para capacitar a las líderes locales y para apoyar a los miembros de la Iglesia a nivel internacional. Ella aportó a su labor en la organización de las Mujeres Jóvenes una perspectiva profesional de la naturaleza de la adolescencia, incluso lo que significa la búsqueda de los jóvenes de su propia identidad, y cómo apoyar mejor a los adolescentes en su desarrollo9. Igual que las demás hermanas de la presidencia de las Mujeres Jóvenes, ella “deseaba que cada jovencita llegara a ser una mujer de fe, recta y resolutiva”10.

La propia identidad de la hermana Pearce ha estado estrechamente ligada a las historias sobre su herencia. Las historias familiares significan mucho para ella, así como su relación con su abuelo paterno, que vivía en una casa detrás de la suya hasta que murió en los primeros años de su adolescencia11. Ella editó una innovadora biografía de su madre, que incluía la prosa de la propia hermana Pearce junto con reminiscencias de un amplio abanico de fuentes12. La hermana Pearce vive en la casa en la que creció su esposo, y escribió una historia inédita de las personas que han vivido en ella13.

A la hermana Pearce también le encanta enseñar, y es una popular oradora. De su padre aprendió a probar nuevos enfoques y a seguir adelante cuando una lección o un discurso no funciona. Ella dice que todo el mundo pasa por momentos en que sus intentos son en vano, aunque en ocasiones descubrimos más adelante que nuestros esfuerzos fueron útiles para una persona en la última fila14. Ella considera que la oración es esencial en el proceso de hacer buenas obras y de sentirse bien en cuanto a la labor que uno hace: “Hay un pasaje en las Palabras de Mormón”, dice. “Está hablando sobre la labor de escribir las planchas, y dice que no sabe por qué lo hace. Luego hay una frase sobre cómo cree que Dios obra en él para llevar a cabo Su voluntad15. Pienso que eso es lo que sucede cuando oras todo el tiempo. No tienes por qué temer… ¿estoy tomando la decisión correcta o la incorrecta? Puedes confiar en que Él obra en ti, y que tú haces lo que Él desea que hagas”16. La hermana Pearce dio el siguiente discurso sobre la oración como oradora principal en la Conferencia de Mujeres de la Universidad Brigham Young en 2011.

Es un placer estar con ustedes, mis queridas hermanas de la Sociedad de Socorro. Creo que sé algo de los preparativos que han hecho para dejar a sus familias, sus trabajos y demás responsabilidades. Resulta que tengo cinco hijas aquí esta mañana, así que he visto de cerca y en lo personal lo que supone organizarse para dejar sus vidas, y los veintidós hijos que tienen entre las cinco, y hacerse una composición de este día: de cómo van a apañárselas todas esas personas sin ellas en el día de hoy y el de mañana. Y cuando multiplico eso por cada una de ustedes, me quedo atónita. Pienso que el desembarco de Normandía no fue nada, un juego de niños en términos de coordinación y planificación, comparado con esto.

Creo que también sé algo en cuanto a lo que esperan y desean de este tiempo juntas. Las amo, y confío plenamente en que hoy y mañana habrá un poderoso derramamiento del Espíritu del Señor.

Nuestro lema se ha sacado del capítulo treinta y siete de Alma, de un versículo que todas conocemos muy bien, memorable en su aliteración y paradójico en su promesa. Alma, al hablar a su hijo Helamán sobre la importancia de llevar un registro de Escrituras, dijo: “Ahora bien, tal vez pienses que esto es locura de mi parte; mas he aquí, te digo que por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas”17.

¿No es esto reconfortante en este mundo donde continuamente se nos presentan acontecimientos y expectativas extravagantes, míticos y descomunales? En mi computadora en casa tengo un pequeño letrero; no está bordado, ni cosido con punto de cruz, ni enmarcado. Es solo una pequeña nota pegada que dice:

HAZLO PEQUEÑO.

HAZLO SENCILLO.

DEDÍCALE TIEMPO.

Leer estas palabras —a veces en voz alta— siempre me ayuda a mantener la calma.

Una de nuestras buenas antepasadas en la Sociedad de Socorro, Emmeline B. Wells, lo dijo de una manera mucho más poética:

La fe da aliento al débil, y brinda gracia también.

Y con frecuencia vemos que el frágil supera

al que era fuerte la carrera al comenzar18.

En un momento dado, toda nuestra pequeñez, nuestra fragilidad, en realidad permite que la gracia de Dios obre en nosotras, y nos permite triunfar sobre quienes podrían parecer más fuertes y más grandes al principio.

Mi madre llevaba este sencillo anillo de oro en el dedo. Al ir haciéndose mayor, y con artritis en las manos, solía llevar el anillo en una cadena alrededor del cuello; esta cadena, de hecho. Una tarde fuimos a comer juntas, unos años antes de su muerte19. No estábamos hablando de nada en particular cuando se detuvo y me preguntó si conocía la historia del anillo de oro. “Es de dieciocho quilates, ya sabes, tiene más de cien años de antigüedad y quiero asegurarme de que conoces su historia”. A continuación comenzó a relatarme otra vez la historia del anillo de mi bisabuela.

Martha Elizabeth Evans tenía diecisiete años cuando conoció a George Paxman. Él era nuevo en la ciudad, de constitución fuerte y esbelta, y unos ojos de un profundo color azul. Ella era una jovencita pequeña, de 5,2 pies (menos de 1,60 metros), de piel delicada y cabello abundante y fino, increíblemente suave al tacto.

Se enamoraron y dos años después, en el otoño de 1885, mientras mutuamente se hacían promesas eternas, él puso este anillo en el cuarto dedo de la mano izquierda de ella.

La joven y optimista pareja se trasladó a una casa de adobe con dos habitaciones y tejado de barro mientras George ponía sus habilidades como carpintero al servicio de la construcción de un majestuoso templo blanco de piedra caliza que coronaba una colina sobre el pequeño pueblo de adobe de Manti, Utah. El joven esposo trabajaba ocho horas al día y recibía un vale por valor de cuatro dólares a la semana para adquirir comestibles en la tienda local y productos agrícolas en la oficina de diezmos. Fue una dulce manera de comenzar su vida de casados.

Una tarde de junio de 1887, un mes antes de que su primera hijita cumpliera un año de edad, George llegó a casa de trabajar en el templo, donde había ayudado a colgar las enormes puertas de la parte este. Tenía un terrible dolor. Asustada, Martha lo cargó en una carreta e hizo el extenuante viaje por las montañas hasta el hospital, donde él murió tres días después por causa de una hernia estrangulada. Ocho meses después, Martha dio a luz a su segunda hijita, mi abuela, que recibió el nombre de Georgetta en memoria de su amado George.

Viuda a los veintidós años, con dos niñas pequeñas, su fe en Dios y un anillo de oro en su dedo, Martha hizo frente al futuro.

Pero ahora viene la historia que mi madre deseaba asegurarse de que yo conocía. Un día, varios años después de la muerte de George, una vecina invitó a Martha a rellenar la funda de su colchón con paja nueva. En palabras de Martha: “Tan pronto acabé de rellenar la funda, me miré la mano y el anillo no estaba. Tenía ganas de llorar. Cuando llegué a casa, extendí las sábanas en el suelo y revisé la paja caña por caña, pero allí no había ningún anillo. De todos modos decidí regresar (a casa de mi vecina) y volví a rebuscar por toda la paja. Oré para poder encontrarla”20. Bueno, la vecina le ayudó a buscar, pero todo parecía inútil. Y, justo cuando se había dado por vencida, dio un puntapié en la paja y el anillo apareció.

Martha contó una y otra vez esta historia a sus hijas y a los hijos de estas. La historia de su abuela convenció a mi madre de que las oraciones son escuchadas, y de que las oraciones son contestadas. Este anillo es un amoroso vínculo que honra el matrimonio y la lealtad eterna, pero para mí es un recordatorio del poder de la oración.

Yo creo en la oración, y hoy me he sentido inspirada a hablar sobre esta pequeña y sencilla práctica mediante la cual se llevan a cabo grandes cosas.

Sin duda alguna, la oración es el ritual religioso más básico de toda fe. Todos aquellos que creen en Dios lo buscan por medio de alguna forma de oración. Es la primera práctica religiosa que les enseñamos a nuestros niños pequeñitos. Y aun así, el proceso de la oración es algo que la mente humana no puede desentrañar. Ninguna de nosotras comprende cómo funciona, aunque puede que nos hayamos pasado la vida poniéndola en práctica.

Pero hay algunas cosas que sí sabemos.

Lo primero que sabemos es que la oración se basa en el principio de la fe. Tenemos fe en la doctrina de que somos hijas de un Padre Celestial, que estamos separadas de Él durante el tiempo de esta vida, y que nuestra meta es llegar a ser como Él para poder regresar a Su presencia. Piensen en ello. Cuando comprendemos que Dios es nuestro Padre y nosotras somos Sus hijas, la oración se convierte en algo natural e instintivo21.

También sabemos que la oración es una expresión del albedrío. La oración ferviente, honesta y sincera es una elección profundamente personal. Nadie puede obligarnos a derramar nuestro corazón entero. Nadie puede forzarnos a allegarnos a nuestro Hacedor. Me encanta la manera en que Isaías expresa este sincero deseo de orar: “Con mi alma te he deseado en la noche; sí, con mi espíritu dentro de mí, temprano te buscaré…”22.

Y así, nuestra pequeña y sencilla elección de orar le permite a Dios liberar los poderes de los cielos para nuestro bien. El Espíritu Santo es libre para llenarnos la mente y el corazón, y guiarnos hacia Él y hacia nuestro destino eterno. No se me ocurre nada más importante.

También sabemos que la oración produce humildad: Cuando oramos estamos mostrando que reconocemos que no podemos vivir esta vida solas, que dependemos del Padre y de Su Hijo aun en cada aliento. Ahora bien, conozco algunas personas muy inteligentes, y conozco personas talentosas y altamente cualificadas. Conozco algunas personas muy, muy ricas, pero nunca he conocido a nadie que tenga suficientes recursos como para satisfacer todas las demandas de esta vida por sí mismo. Necesitamos a Dios. Y si nuestros problemas nos llevan a Dios, podemos estar agradecidas por ellos.

Esta pintura, de Carl Bloch, se titula Christus Consolator [Cristo, el Consolador]. Junto con otras magníficas piezas, se expone esta semana en el Museo de Arte de BYU23. Si todavía no han visto esta exposición espero que aprovechen la oportunidad de visitarla en los próximos dos días.

Me encanta observar a cada persona que busca consuelo en Cristo. Se pueden ver los problemas de la vida terrenal en sus rostros. Estos son aquellos que saben que no pueden hacerlo solos. Bloch describió el gozo que podemos recibir en la adversidad cuando sabemos que esta nos lleva a Cristo. Él dijo: “Cuando las cosas no pueden ir peor, entonces se convierten en su mejor versión. Por eso creo que tengo mucho que agradecerle a Dios, y sería ridículo reclamar que uno debe ser feliz en esta vida, quiero decir, siempre chispeante, siempre bajo un idílico cielo azul24.

“No; los cielos grises y las lluvias forman parte de esto. Uno debe ser completamente lavado antes de presentarse ante Dios”25.

Me gusta la imagen que propone el artista: Ser completamente lavados por los cielos grises y las lluvias de la vida a medida que nos arrodillamos con humildad, en nuestra fragilidad, para pedir la ayuda de Dios. “Sé humilde; y el Señor tu Dios te llevará de la mano y dará respuesta a tus oraciones”26.

Tengo una buena amiga a la que llamaré “Jane”. Jane es una hermana de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que cumple sus convenios. Su vida tiene muchas facetas: su servicio en la Iglesia, un trabajo de tiempo completo, la devoción a su familia, una buena vecindad, sus llamamientos… Ella es inteligente, divertida y fiel y, como todas nosotras en esta vida terrenal, enfrenta desafíos desgarradores, los mayores de los cuales tienen que ver con su familia. Al ir madurando, algunos de sus hijos comenzaron a elegir otros caminos. Ella les vio tomar decisiones que sabía que conducirían a la desdicha, y estaba desolada, incluso desesperada. Repasó una y otra vez sus decisiones como madre en el pasado, y se llenó de culpa. Puede que todo fuera culpa suya. Se sentía inquieta y llena de temor, preguntándose qué podía decir, y cómo y cuándo podría decirlo para que sus hijos descarriados vieran la luz y regresaran. Le preocupaba cada interacción con sus hijos: las suyas así como las de su esposo, los miembros de su barrio, los vecinos… ¡todos! Sería acertado decir que se sentía atormentada y fuera de control.

Y oraba. ¡Oh, cuánto oraba! Su corazón “[se entregaba] continuamente en oración a él por [su propio] bienestar, así como por el bienestar de [sus hijos]”27.

Una tarde, en una reunión de ayuno, escuchó a una amiga a quien admiraba describir cuán atribulada se había sentido a causa de un problema concreto con uno de sus hijos, y cómo había tomado la determinación de asistir al templo una vez a la semana. Luego su amiga testificó con gratitud que, después de muchos meses, sus oraciones habían recibido respuesta, y el problema se había resuelto milagrosamente.

Jane se sintió conmovida, fue a casa, siguió orando y sintió el deseo de fijarse una ambiciosa meta personal de asistencia al templo durante el año. Tuvo la seguridad de que el Señor honraría un sacrificio personal tan grande.

Ahora interrumpiré aquí nuestra historia para remarcar algunas de las cosas de las que hemos hablado. Jane tenía fe. Ella entendía su relación con el Padre Celestial, mostró humildad, el entendimiento de que necesitaba ayuda divina, y tomó la decisión individual y personal de orar. Al continuar su íntima conversación con el Señor, guardar sus convenios y asistir a la Iglesia, el Espíritu Santo le envió las palabras del testimonio de su amiga a lo más profundo de su corazón.

Al continuar orando, Jane obró conforme a las impresiones que recibió de asistir al templo con más frecuencia.

Ahora permítanme continuar con su historia. En palabras de Jane, “después de diez años de mayor asistencia al templo y de constante oración, lamento decir que las elecciones de mis hijos no han cambiado”.

Entonces hubo una pausa…

“Pero yo sí. Soy una mujer diferente”.

“¿Cómo?”, le pregunté.

“Se me ha ablandado el corazón. Estoy llena de compasión. En realidad puedo hacer más y me he librado del miedo, la ansiedad, la culpa, el reproche y el temor. He renunciado a mis plazos, y soy capaz de esperar en el Señor. Y recibo manifestaciones frecuentes del poder del Señor. Él envía tiernas misericordias, pequeños mensajes que responden a Su amor por mí y por mis hijos. Mis expectativas han cambiado. En lugar de esperar que mis hijos cambien, espero esas tiernas misericordias frecuentes, y estoy llena de gratitud por ellas”. Ella continúa: “Soy más abierta y más sensible al Espíritu, y ya no me mortifico por lo que diré, y cómo lo diré. Si me siento inclinada a hablar, no vacilo, y siento como si las palabras me fueran dadas.

“Todas mis relaciones son mejores, especialmente con mis hijos y con mi esposo. Puedo hacer y decir cosas que nunca pude hacer ni decir antes. Mis hijos respetan mi devoción al templo. Ellos son dulces y me apoyan, al igual que mi esposo. Estas dificultades nos han unido fuertemente a él y a mí, en lugar de culparnos y de hacernos trizas. Nuestro matrimonio nunca ha sido más feliz. Mi capacidad para apreciar y disfrutar de las cosas buenas de la vida se ha intensificado. Simplemente estoy más presente.

“Mis oraciones han cambiado. Expreso más amor y estoy más agradecida. Oro para estar a la altura de las tareas que se me presenten. Oro para tener más caridad, más paciencia y más fe, y estoy agradecida por las pruebas que me condujeron aquí. No cambiaría nada de lo que ha sucedido. El Señor obra de maneras maravillosas, y realmente estoy llena de la paz que sobrepasa todo entendimiento”28.

La oración y la asistencia al templo no son actividades drásticas, sensacionales ni de una sola vez. Pero si se repiten una y otra vez, año tras año, son las cosas pequeñas y sencillas mediante las cuales se realizan grandes cosas. De hecho, este proceso gradual de cambio parece ser la manera en que el Señor trabaja a menudo con nosotros. Sí, hay relatos en las Escrituras de cambios aparentemente repentinos y completos, pero es más frecuente llegar a ser “nuevas criaturas”29, como aquellos de la ciudad de Enoc, “con el transcurso del tiempo”30.

La palabra consagración me parece interesante. Significa “hacer santo y sagrado… santificar”. La consagración significa que dedicamos nuestros pensamientos, nuestros hechos, y nuestra vida entera a Dios. Y, a cambio, Él puede consagrar nuestras experiencias: santificarlas, hacerlas sagradas, no importa cuán difíciles, insensatas o destructivas sean.

Está escrito: “… en todas las cosas dad gracias; esperando pacientemente en el Señor, porque vuestras oraciones han entrado en los oídos del Señor… [Él] os concede esta promesa, con un convenio inmutable de que serán cumplidas; y todas las cosas con que habéis sido afligidos obrarán juntamente para vuestro bien y para la gloria de mi nombre, dice el Señor”31.

¿Todas las cosas serán para nuestro bien? ¡¿Cómo se hace eso?! No lo sé, pero creo en las palabras de Nefi: “… debéis orar siempre, y no desmayar; que nada debéis hacer ante el Señor, sin que primero oréis al Padre en el nombre de Cristo, para que él os consagre vuestra acción, a fin de que vuestra obra sea para el beneficio de vuestras almas”32.

Cuando escuché a Jane, sentí cómo el Señor había consagrado sus dificultades con sus hijos para el bienestar eterno de su alma. ¡Qué impresionante fue escuchar cómo describía los cambios! Pensé que podía ver delante de mis ojos a una persona que había orado con toda la energía de su corazón y había sido llena de caridad pura, un don que se otorga libremente a todos los verdaderos seguidores de Cristo33.

¿Cómo no va a ayudar eso también a sus hijos?

Nefi habla de sus oraciones por su pueblo. Piensen en Jane y en sus oraciones por sus hijos. Piensen en ustedes mismas y en sus oraciones por aquellos a quienes aman. “[Porque] he aquí, hay muchos que endurecen sus corazones contra el Espíritu Santo, de modo que no tiene cabida en ellos… continuamente ruego por ellos de día, y mis ojos bañan mi almohada de noche a causa de ellos; y clamo a mi Dios con fe, y sé que él oirá mi clamor. Y sé que el Señor Dios consagrará mis oraciones para el beneficio de mi pueblo”34.

No sé cómo hará Él eso —el albedrío debe ejercerse— pero mi fe me dice que, algún día, cuando esos seres queridos tomen la decisión de venir a Cristo y Su expiación comience a obrar en sus vidas, nuestras oraciones serán parte de un milagro que no solo cambiará su futuro, sino que puede consagrar su experiencia en el pasado para el bienestar de sus almas35. Puede que, en lugar de generar tormento, amargura y desesperación, sus pecados del pasado se conviertan en experiencias que harán más profunda su compasión hacia otras personas y su gratitud por su Salvador. ¿No es esa una transformación asombrosa, solamente posible por medio del infinito poder del Salvador?

Como Jane, a menudo nosotras añadimos el ayuno, la adoración en el templo y las bendiciones del sacerdocio a nuestras oraciones cuando importunamos al Señor en tiempos de necesidad extrema. Tampoco sé cómo se lleva esto a efecto, pero cuando he añadido esas cosas, he experimentado personalmente el poder de una mayor consagración, y he sentido que mi corazón se abría de par en par para recibir la voluntad del Señor. Y uno de los grandes resultados de la oración eficaz es que, por medio de ella, mi voluntad y la voluntad del Padre llegan a ser una y la misma.

También sé que, cuando otras personas han unido sus oraciones, su ayuno y su adoración en el templo por mí y por los míos, ciertamente he sentido una mayor presencia del Señor. ¿Y por qué no habría de ser así? La fe, unida a la caridad pura —el amor que extendemos cuando oramos, ayunamos y añadimos nombres a las listas de oración del templo— marca la diferencia. Nos unifica las unas con las otras. Nos unifica con el Señor.

La hermana Julie Beck nos alienta como hermanas de la Sociedad de Socorro a orar36. Ella dijo: “Piensen en nuestra fuerza combinada si toda hermana orara cada mañana y noche, o, mejor todavía, si orara sin cesar, como el Señor ha mandado”37.

Orar las unas por las otras brinda fortaleza. Entreteje nuestros corazones en unidad y amor38. Y este amor puro, la caridad, abre nuestro corazón para recibir las bendiciones que el Señor desea darnos, pero que se otorgan con la condición de que nosotras las pidamos39.

A veces, las respuestas a nuestras oraciones son muy claras: simples y directas; pero a menudo la oración se convierte en una conversación larga y personal. Continuamos orando y trabajando, y descubrimos que, de una manera inexplicable, los problemas gradualmente se resuelven o cambian. A veces incluso nuestros deseos justos y sinceros se transforman. Poco a poco, nuestros deseos se convierten en Sus deseos. Nuestra súplica llega a ser parte de la experiencia.

El élder Neal A. Maxwell enseñó que el Señor obra en nosotros mediante el proceso mismo de la oración: “Algunas personas no entienden el hecho de que las oraciones son súplicas aunque Dios lo sabe todo y ama a todos de todos modos. Es cierto, no estamos informando a Dios, sino informándonos a nosotros mismos al ocuparnos reverentemente de nuestras verdaderas preocupaciones y nuestras verdaderas prioridades, y al escuchar al Espíritu. Para nosotros, decir simplemente ‘hágase tu voluntad’ de una manera ritualista, no sería realmente una oración de súplica. No implicaría una auténtica exploración de nuestros sentimientos. No tendríamos la experiencia de la agonía, de la elección ni de la sumisión”40.

Por lo tanto, el poder de la oración es más que decir al final la misma: “Hágase tu voluntad”. De hecho se trata de descubrir que Su voluntad ha llegado a ser nuestra voluntad. A menudo, el cambio en nuestra parte de la conversación es casi imperceptible. Es pequeño y sencillo, y ocurre con el tiempo. Es difícil hablar de él ya que, por su propia naturaleza, es personal y único; es algo que sucede entre el Padre y la persona. Y es impredecible. Puede que Él me conteste de una manera tan inmediata y tan clara en una ocasión, y tan gradualmente en otra, que piense que no está sucediendo nada. Pero si tomo la decisión de seguir creyendo, y demuestro esa elección al seguir orando, estoy segura de que Su voluntad se pondrá de manifiesto y, al final, simplemente me parecerá lo correcto.

Puede que a veces sintamos que nos quedamos solas sin más para hacer lo que podamos. Creo que si hubiéramos de esperar para actuar cada vez que oramos hasta reconocer una respuesta clara, la mayoría de nosotras estaríamos esperando y malgastando una buena parte de nuestra vida.

El élder Richard G. Scott pregunta: “¿Qué puedes hacer cuando te has preparado cuidadosamente, has orado con fervor y has esperado un tiempo razonable para recibir una respuesta, y sigues sin sentirla? Y continúa: “Tal vez desees dar gracias cuando esto ocurra, pues es una muestra de Su confianza. Cuando vives dignamente y lo que has elegido está de acuerdo con las enseñanzas del Salvador y necesitas actuar, sigue adelante con confianza… Dios no permitirá que sigas adelante por mucho tiempo sin hacerte sentir la impresión de que has hecho una mala decisión”41.

El presidente Gordon B. Hinckley tenía un lema personal que es bastante práctico. Él lo enseñó en muchas ocasiones: “Todo saldrá bien. Si siguen tratando, y orando, y trabajando, todo saldrá bien. Siempre es así”42.

De modo que debemos orar y luego seguir adelante, confiando en que, si vamos en una dirección que no será para nuestro bien, el Señor nos ayudará a saberlo. De otra manera, confiamos en que el Señor está obligado a aceptar y a honrar las decisiones que hemos hecho usando nuestro propio mejor juicio43.

Volviendo a mi bisabuela, Martha Elizabeth, ella oró para encontrar el anillo, miró hacia abajo y lo encontró. Ella reconoció la respuesta. Pienso en otras oraciones que Martha Elizabeth debió haber ofrecido, mucho más cruciales para su futuro que aquella sobre el anillo. Pienso en las oraciones desesperadas que seguro que ofreció mientras llevaba a su esposo en el carromato en busca de un médico. Esa oración no fue respondida como Martha hubiera querido. De algún modo, no era parte de Su plan para Martha y George que pasaran toda una vida juntos.

Pero el día en que Martha perdió su anillo, Dios le concedió su deseo expresado en oración. Sin embargo, creo que encontrar el anillo fue un milagro menor si lo comparamos con el verdadero mensaje. Creo que el verdadero mensaje para Martha fue que Dios estaba al tanto de su tristeza y de su amor por el esposo que hacía tanto que se había ido, y a quien ese anillo representaba. Él le estaba diciendo que la conocía y la amaba, y que estaba ahí para ella. Y, asombrosamente, esta reafirmación de Su presencia y de Su amor es mucho más importante que cualquier otro resultado posible.

Mi amiga Jane habló de lo que es recibir ese tipo de mensajes del Padre Celestial, esas frecuentes manifestaciones del poder del Señor, las tiernas misericordias, los pequeños mensajes que son evidencia de Su amor por ella y por sus hijos. Y ella comenzó a esperar esas tiernas misericordias, con frecuencia, y a estar llena de gratitud por ellas.

En la vida de Martha, en la vida de Jane, seguramente en la vida de ustedes, y ciertamente en la mía, Dios no siempre ha otorgado las cosas que hemos deseado, ni siquiera las que le hemos pedido desesperadamente. Pero Él a menudo pone Su sello divino44 en los pequeños acontecimientos del día. Y Su presencia, la indescriptiblemente confortadora naturaleza de Su gran amor, compensa de sobra todas las tragedias y las decepciones. Con esas tiernas misericordias, Él dice: “Aquí estoy. Me importas. Apruebo el modo en que estás viviendo tu vida. Todas las cosas obrarán juntamente para tu bien. Confía en mí”.

Y así, el milagro de la oración no reside en la capacidad para manejar las situaciones y los acontecimientos, sino en el milagro de crear una relación con Dios45.

Piensen cuidadosamente en ello, ¿lo harán? ¿Qué significa para ustedes tener la seguridad de que el Señor está con ustedes? Todo.

En octubre de 2008, mi esposo y yo estábamos ocupados preparándonos para responder a un llamamiento misional. Había sido un año de movimiento constante para nosotros. Mi padre había muerto en enero, lo que hacía necesaria la tarea de dividir y repartir todos sus “bártulos”. Bueno, dejamos muchas cosas atrás cuando cruzamos al otro lado, ¿verdad? Justo cuando acabamos con eso, mi esposo se retiró de su carrera médica, y estábamos cargando y descargando más cajas de “bártulos” en un sótano que siempre estaba abarrotado. Había muchos acontecimientos familiares, algún viaje, y estábamos preparando nuestros papeles para la misión. Y ahí estábamos, con un llamamiento misional, haciendo los arreglos para alquilar nuestra casa —sí, moviendo más bártulos— cuando todo se detuvo.

En respuesta a algunos síntomas que se iban complicando cada vez más, mi esposo fue a hacerse unas pruebas y le diagnosticaron una enfermedad fatal y para la que no existía tratamiento. Vivió poco menos de un año desde el día en que le dieron el diagnóstico46.

Fue un año singular para nosotros, un año de vida tranquila y lenta, un año de inacción. El presidente Dieter F. Uchtdorf explicó: “… durante épocas en que las condiciones de crecimiento no son las ideales, los árboles disminuyen el ritmo de crecimiento y dedican su energía a los elementos básicos necesarios para sobrevivir. Y prosiguió: “Por lo tanto, es un buen consejo reducir un poco la velocidad, redefinir el curso y centrarse en lo básico al atravesar condiciones adversas”47.

Eso es exactamente lo que hicimos.

Hablamos, lloramos, leímos y releímos pasajes de las Escrituras, leímos con atención discursos de las Autoridades Generales, pasamos dulces momentos con familiares y amigos. Nos íbamos a dormir cada noche y nos levantábamos cada mañana. Pero, sobre todo, orábamos. Orábamos juntos, orábamos por separado, orábamos en voz alta y orábamos en silencio. Oramos con nuestros seres queridos. Ayunamos y oramos. Fuimos al templo y oramos. Oramos constantemente. Suplicamos a nuestro Padre Celestial en el nombre de Su Hijo, Jesucristo.

Les hablo de esto a modo de testimonio personal. La oración funciona. Ciertamente invoca los poderes de los cielos. Reconcilia nuestra voluntad con la voluntad del Padre. Consagra aun nuestras experiencias más adversas para el bienestar de nuestras almas. A través de la oración combinada, experimentamos amor, unidad y poder que no se pueden describir. Puede que no se nos conceda aquello que deseamos, pero acabamos agradeciendo con todo nuestro corazón lo que el Señor nos da.

Y, a lo largo del camino, recibimos tiernas misericordias una y otra vez, esos inequívocos mensajes que provienen de Él: “Aquí estoy. Te amo. Apruebo el modo en que estás viviendo tu vida. Todas las cosas obrarán juntamente para tu bien. Confía en mí”.

Aun cuando no podamos ver, minuto a minuto, que estamos avanzando y haciendo progresos, creo que un día podremos volver la vista atrás y ver que, en efecto, estábamos haciendo exactamente lo que debíamos estar haciendo, en el momento exacto y en el lugar correcto. Podemos confiar en que el Señor obrará en nosotras y por medio de nosotras. Mormón lo expresó de manera hermosa: “Y ahora bien, no sé todas las cosas; mas el Señor sabe todas las cosas que han de suceder; por tanto, él obra en mí para que yo proceda conforme a su voluntad”48.

Al igual que Mormón, no sé todas las cosas, pero sé que el Señor obra en las personas fieles que oran para hacer conforme a Su voluntad. Sé que por medio de cosas pequeñas y sencillas se realizan grandes cosas49.

De ello doy testimonio, en el nombre de Jesucristo. Amén.

Notas al pie de página

  1. [1]Gordon B. Hinckley fue miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles o de la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante la mayor parte de la vida de la hermana Pearce. El presidente Hinckley fue llamado como ayudante de los Doce en 1958, miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles en 1961, miembro de la Primera Presidencia en 1981, y Presidente de la Iglesia en 1995. (“LDS President Gordon B. Hinckley Dies at Age 97”, Deseret News, 28 de enero de 2008).

  2. [2]Virginia H. Pearce, entrevista con Kate Holbrook, 21 de agosto de 2015, pág. 6, Biblioteca de Historia de la Iglesia (CHL, por sus siglas en inglés).

  3. [3]Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 7.

  4. [4]“James Richard McGhie Pearce”, Deseret News, 27 de octubre de 2009; Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 1.

  5. [5]Pearce, entrevista con Holbrook, págs. 11–12.

  6. [6]Pearce, entrevista con Holbrook, págs. 1–2.

  7. [7]Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 2; “New Young Women Presidency Is Called”, Church News, 11 de abril de 1992.

  8. [8]“New Young Women Presidency Is Called”.

  9. [9]Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 2.

  10. [10]Virginia H. Pearce, entrevista con Susan W. Tanner, 27 de octubre de 2003, pág. 8, CHL.

  11. [11]Bryant Stringham Hinckley fue profesor en la Academia Brigham Young, director del Instituto Superior de Comercio SUD y superintendente del Gimnasio Deseret, que era propiedad de la Iglesia. (Sheri L. Dew, Go Forward with Faith: The Biography of Gordon B. Hinckley [Salt Lake City: Deseret Book, 1996], págs. 18, 29).

  12. [12]Virginia H. Pearce, ed., Glimpses into the Life and Heart of Marjorie Pay Hinckley (Salt Lake City: Deseret Book, 1999). La hermana Pearce ha escrito muchos libros para niños y adultos.

  13. [13]Gerry Avant, “Leader Hungers, Thirsts for Knowledge”, Church News, 25 de abril de 1992; Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 3.

  14. [14]Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 8.

  15. [15]Véase Palabras de Mormón 1:7.

  16. [16]Pearce, entrevista con Holbrook, pág. 6.

  17. [17]Citado en el original: “Alma 37:6”.

  18. [18]Citado en el original: “Wells, Emmeline B., Musings and Memories, SLC, UT: Deseret News, 1915, pág. 221”. Emmeline B. Wells editó el periódico semestral Woman’s Exponent desde 1877 hasta que la publicación cesó en 1914. Ella fue Presidenta General de la Sociedad de Socorro entre 1910 y 1921. (Carol Cornwall Madsen, An Advocate for Women: The Public Life of Emmeline B. Wells, 1870–1920 [Provo, UT: Brigham Young University; Salt Lake City: Deseret Book, 2006]).

  19. [19]Marjorie Pay Hinckley murió en 2004. (“Marjorie Hinckley Dies”, Deseret News, 7 de abril de 2004).

  20. [20]Citado en el original: “Historia personal en posesión de la autora”.

  21. [21]Citado en el original: “Bible Dictionary, págs. 752–753”.

  22. [22]Citado en el original: “Isaías 26:9”.

  23. [23]Citado en el original: “Christus Consolator, The Master’s Hand, the Art of Carl Heinrich Bloch, figura 61, pág. 114, por Dawn C. Pheysey y Richard Neitzel Holzapfel, Museo de Arte de la Universidad Brigham Young, Provo, UT, Deseret Book Company, Salt Lake City, UT, 2010”. Carl Bloch era un pintor danés que con frecuencia introducía motivos religiosos en sus cuadros. El Museo de Arte de la Universidad Brigham Young exhibió su obra entre noviembre de 2010 y mayo de 2011, y en los materiales de los Santos de los Últimos Días se publican a menudo réplicas de sus cuadros. (Amy McDonald, “Mormon-Owned BYU Acquires Long-Lost ‘Mysterious’ Bloch Painting of Jesus”, Salt Lake Tribune, 4 de junio de 2015; Jason Swensen, “‘The Master’s Hand’ Has Attracted More than 230,000 Visitors to BYU Exhibit”, Church News, 22 de abril de 2011).

  24. [24]Citado en el original: “Ibid., pág. 33”. En este punto de su presentación, la hermana Pearce mostró la imagen de un cuadro de Carl Bloch titulado Landscape from Hellebaek [Paisaje de Hellebaek].

  25. [25]Citado en el original: “Ibid., pág. 55”.

  26. [26]Citado en el original: “D. y C. 112:10”.

  27. [27]Citado en el original: “Alma 34:27”.

  28. [28]Citado en el original: “Filipenses 4:7”.

  29. [29]Citado en el original: “Mosíah 27:26”.

  30. [30]Citado en el original: “Moisés 7:21”.

  31. [31]Citado en el original: “D. y C. 98:1–3”.

  32. [32]Citado en el original: “2 Nefi 32:9”.

  33. [33]Citado en el original: “Moroni 7:48”.

  34. [34]Citado en el original: “2 Nefi 33:2–4”.

  35. [35]Véase 2 Nefi 32:9.

  36. [36]Julie B. Beck fue Presidenta General de la Sociedad de Socorro entre 2007 y 2012.

  37. [37]Citado en el original: “Beck, Julie B., ‘Lo que las mujeres Santos de los Últimos Días hacen mejor: Ser firmes e inquebrantables’, Liahona, noviembre de 2007, pág. 110”.

  38. [38]Véase Mosíah 18:21.

  39. [39]Citado en el original: “Bible Dictionary, pág. 753”.

  40. [40]Citado en el original: “Maxwell, Neal A., That Ye May Believe, Bookcraft, 1992, pág. 178”. Neal A. Maxwell prestó servicio en el Cuórum de los Doce Apóstoles desde 1981 hasta 2004.

  41. [41]Citado en el original: “Scott, Richard G., ‘Utilizar el don supremo de la oración’, Liahona, mayo de 2007”. Richard G. Scott sirvió en el Cuórum de los Doce Apóstoles entre 1988 y 2015.

  42. [42]Citado en el original: “Dew, Sheri, Go Forward With Faith, Deseret Book 1996, pág. 423”. La hermana Pearce fue la tercera de los cinco hijos del presidente Hinckley. (“LDS President Gordon B. Hinckley Dies”).

  43. [43]Citado en el original: “Journal of Discourses, tomo III, pág. 205. Brigham Young enseñó: ‘Si le pido que me dé sabiduría en cuanto a cualquier exigencia en la vida o con respecto a mi curso o el de mis amigos, mi familia, mis hijos o aquellos sobre quienes presido y Él no me contesta, y entonces yo hago lo que la razón me aconseje, el Señor está obligado a aceptar y a honrar tal acción, y lo hará en todo sentido’”.

  44. [44]Citado en el original: “Lund, Gerald, Divine Signatures: The Confirming Hand of God, Deseret Book, 2010”.

  45. [45]Citado en el original: “Bible Dictionary, págs. 752–753”.

  46. [46]James R. M. Pearce practicó la medicina interna durante treinta y cuatro años; murió de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), comúnmente conocida como la enfermedad de Lou Gehrig. (“James Richard McGhie Pearce”).

  47. [47]Citado en el original: “Uchtdorf, Dieter F., ‘De las cosas que más importan’, Liahona, noviembre de 2010”. Dieter F. Uchtdorf sirvió en el Cuórum de los Doce Apóstoles desde 2004 hasta 2008, cuando fue llamado a prestar servicio en la Primera Presidencia de la Iglesia.

  48. [48]Citado en el original: “Palabras de Mormón 1:7”.

  49. [49]Véase Alma 37:6.