The Church Historian's Press The Church Historian's Press

35

Obtener conocimiento e inteligencia

Conferencia General de la Sociedad de Socorro

Salón de Asambleas, Manzana del Templo, Salt Lake City, Utah

27 de septiembre de 1950


Al crecer en Washington D.C., Marianne Clark Sharp (1901–1990) tuvo acceso limitado a las reuniones de la Iglesia: las reuniones sacramentales se celebraban dos veces al mes en la casa de Reed Smoot, apóstol y senador de los Estados Unidos. La hermana Clark asistía a esas reuniones con sus padres, Luacine y J. Reuben Clark Jr., y sus tres hermanos. Más tarde recordaría: “No teníamos mucho estudio formal de la Iglesia, pero no hacíamos algunas cosas que hacían otras personas y nuestras raíces se hallaban aquí, en el Oeste, y eso estaba en el aire que respirábamos”1. No obstante, ella influiría poderosamente en la experiencia formal de otras personas en la Iglesia. Comenzó a editar Relief Society Magazine en 1943, y fue redactora jefe entre 1945 y 19702. También ayudó a recopilar y editar A Centenary of Relief Society, que la Mesa Directiva General de la Sociedad de Socorro publicó en 19423. Como Primera Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro entre 1945 y 1974, supervisó los cursos de estudio, los cuales cambiaron sustancialmente durante su servicio4.

La hermana Sharp comenzó a temprana edad a acumular la experiencia editorial necesaria para tales proyectos: antes de graduarse como la mejor estudiante de su promoción en el Western High School en Georgetown, Virginia, ella editaba el anuario y el periódico escolar5. En una entrevista en 1977 habló de las formas en que sentía que Dios había guiado su vida, y comentó: “Si hacen todo lo que se les pide, finalmente están poniendo la base para lo que venga luego, por eso es tan importante aceptar cosas”6. Se especializó en lenguas antiguas en la Universidad de Utah, graduándose con altos honores en 1924 y recibiendo una beca como ayudante en la cátedra de latín. Tras contraer matrimonio con Ivor Sharp en 1927, vivió once años en Nueva York, donde presidió el comité genealógico de la Rama Queens y trabajó en la Sociedad de Socorro7.

Marianne Sharp también representó a la Sociedad de Socorro en el Comité Nacional de Mujeres de la Radio (NWRC, por sus siglas en inglés)8. El NWRC se organizó en 1934 en respuesta a las radionovelas, los concursos y la creciente carencia de programación educativa. Las mujeres del comité supervisaban los esfuerzos para mejorar la programación, creando incluso los primeros galardones radiofónicos. Los miembros del comité consistían en representantes de las organizaciones de mujeres más importantes del país, y de diferentes contextos religiosos: el Consejo Nacional de Mujeres, la Unión Nacional de Mujeres Cristianas por la Abstinencia, el Consejo Unido de Mujeres de la Iglesia, las Hijas Católicas de los Estados Unidos, el Consejo Nacional de Mujeres Judías, y otras9. Las representantes de la Sociedad de Socorro continuaron asistiendo a las reuniones a pesar de los prejuicios de otros miembros hacia los Santos de los Últimos Días. Por ejemplo, la hermana Sharp recordaba una reunión en la que el comité solicitó que cada organización participante elaborase un informe… menos la Sociedad de Socorro10.

La hermana Sharp y su familia regresaron a Salt Lake City en 1938, cuando ella comenzó a trabajar con Kate Barker en el comité de la tienda de artesanía mormona de la Sociedad de Socorro, y luego fue asignada a prestar servicio en la Mesa Directiva General de la Sociedad de Socorro en 194011. En 1945, aceptó el puesto de primera consejera de Bell S. Spafford, la nueva Presidenta General de la Sociedad de Socorro, y sirvió hasta el relevo de la hermana Spafford en 197412. Las hermanas Sharp y Spafford se enteraron, gracias a la investigación de aquella, que la Sociedad de Socorro llevaba mucho tiempo tratando de tener su propio edificio; así pues, este edificio se convirtió en uno de los objetivos prioritarios de la nueva presidencia. La hermana Sharp escribió para solicitar cinco dólares a cada miembro de la Sociedad de Socorro de la Iglesia, excepto a las de aquellos países más devastados por la guerra13. También animó a las sociedades de socorro de los barrios a recaudar fondos mediante venta benéficas y otros medios cuando los miembros por sí solos no pudieran pagar. En octubre de 1948, un año después, habían recaudado 554 000 dólares, superando su meta de medio millón de dólares. La hermana Sharp trabajó también en el comité de bienestar y presidió el comité de conferencia general de la Sociedad de Socorro14. Había sido Primera Consejera durante cinco años cuando compartió las siguientes reflexiones sobre la relación entre la inteligencia y la obediencia durante una reunión de la Conferencia General de la Sociedad de Socorro para oficiales de estaca y misión, y para miembros de la Mesa Directiva en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo.

Mis queridas hermanas, ruego que el Espíritu del Señor me acompañe durante los minutos que hablaré esta mañana, y que pueda contar con su fe y sus oraciones.

Actualmente vivimos en medio de la eternidad, y disfrutamos de aquellas bendiciones de las que fuimos merecedoras en virtud de nuestra fidelidad en el mundo espiritual; se nos dice que, si somos leales y fieles en esta existencia terrenal, si guardamos este, nuestro segundo estado, nos será aumentada gloria sobre nuestra cabeza por siempre jamás15 . En la revelación leemos que la gloria de Dios es la inteligencia16, y que como Dios es hoy, el hombre puede llegar a ser17.

Por lo tanto, cada una de nosotras debería prestar oído a estas palabras del Señor en la sección 131 de Doctrina y Convenios que dicen: “Cualquier principio de inteligencia que logremos en esta vida se levantará con nosotros en la resurrección; y si en esta vida una persona adquiere más conocimiento e inteligencia que otra, por medio de su diligencia y obediencia, hasta ese grado le llevará la ventaja en el mundo venidero”18.

Hermanas, ¿qué significan estas palabras para nosotras, madres de Sion y oficiales en la Sociedad de Socorro? ¿Significan que aquellas de nosotras que tal vez tuvimos la oportunidad de obtener un título universitario hemos por tanto obtenido ventaja en el mundo venidero, o que hemos adquirido suficiente conocimiento e inteligencia? Eso no es lo que yo leo en las Escrituras. Porque si tal fuere el caso, el Señor tomaría a los hombres instruidos del mundo para que fueran Sus profetas escogidos.

Había muchos eruditos en este país y en el mundo cuando el Señor dio esa gloriosa primera visión a José Smith, un muchacho poco instruido de catorce años de edad. Ustedes recordarán que, unos años después, cuando el Profeta traducía el Libro de Mormón, a Martin Harris se le permitió llevarse una copia de una parte de los caracteres y la traducción y mostrárselas a un hombre instruido, el profesor Anthon. Recordarán cuál fue el resultado19. Al predecir este incidente, en el Libro de Mormón leemos: “Entonces el Señor Dios le dirá [refiriéndose a José Smith]: Los instruidos no las leerán porque las han rechazado, y yo puedo efectuar mi propia obra; por tanto, tú leerás las palabras que yo te daré”20.

También recordarán que Dios había tomado las cosas débiles de la tierra para vencer a las poderosas, lo que me lleva a concluir que la así llamada educación superior no es necesaria para la adquisición de conocimiento e inteligencia.

Sin embargo, si hemos de recorrer la senda del progreso eterno, debemos estar siempre procurando y adquiriendo conocimiento e inteligencia, porque el profeta José dijo: “El hombre no puede ser salvo sino al paso que adquiera conocimiento”21, y el Señor declara: “Es imposible que el hombre se salve en la ignorancia”22.

Entonces, dado que el conocimiento y la inteligencia son el portal hacia la vida eterna, ¡con cuánto fervor deberíamos nosotras aquí hoy, como oficiales de la Sociedad de Socorro, asegurarnos de estar adquiriendo siempre conocimiento e inteligencia! Probablemente consagrar todo nuestro tiempo libre a tal búsqueda no nos daría una ventaja en el mundo venidero sin que hagamos un estudio diligente. Así pues, cuán prudentes habríamos de ser para no malgastar nuestro tiempo en ocupaciones estériles, sino para dedicarlo a consagrar el tiempo al estudio del conocimiento y la inteligencia, es decir, a obtenerlo;

y cuán difícil es estudiar para nosotras que somos madres. Lo nuestro no es la torre de marfil ni el claustro solitario. Debemos estudiar mientras nuestros asuntos familiares sigan su curso, con una interrupción para cuidar a un niño, y otra para remover el guiso en el fuego, y una tercera para abrir la puerta o responder al teléfono. De modo que cuán necesario es que elijamos las cosas correctas cuando estudiamos. ¿Y qué deberíamos estudiar? En la sección 88 de Doctrina y Convenios, el Señor nos da una lista de algunas cosas que deberíamos enseñarnos las unas a las otras. Leemos: “Y os mando que os enseñéis el uno al otro la doctrina del reino. Enseñaos diligentemente, y mi gracia os acompañará, para que seáis más perfectamente instruidos en teoría, en principio, en doctrina, en la ley del evangelio, en todas las cosas que pertenecen al reino de Dios, que os conviene comprender; de cosas tanto en el cielo como en la tierra, y debajo de la tierra; cosas que han sido, que son y que pronto han de acontecer; cosas que existen en el país, cosas que existen en el extranjero; las guerras y perplejidades de las naciones, y los juicios que se ciernen sobre el país; y también el conocimiento de los países y de los reinos”23.

Hermanas, ¿se dan cuenta del estrecho paralelismo que existe en parte entre el tema que estamos estudiando en la Sociedad de Socorro y las palabras del Señor en cuanto a lo que hemos de estudiar? Cuán agradecidas deberíamos estar como miembros de la Sociedad de Socorro por tener la oportunidad de estudiar estas lecciones que han sido aprobadas por las Autoridades Generales. Y quienes nos encontramos aquí, en este edificio esta mañana, tenemos la responsabilidad de asegurarnos de estar supervisando y alentando y exhortando a las hermanas a enseñarse diligentemente las unas a las otras. Pero, hermanas, todo el estudio diligente del mundo no es suficiente para adquirir conocimiento e inteligencia, porque se nos dice que no solo se adquieren por medio de la diligencia, sino por la obediencia. ¿Obediencia a qué? Obediencia a los mandamientos de Dios, y de ese modo obtendremos conocimiento e inteligencia que no podemos obtener de ninguna otra manera. Todo el estudio del conocimiento académico del mundo, y aun el estudio de principios justos, no nos darán ventaja a menos que seamos obedientes a los mandamientos de Dios. Debemos ser obedientes. Como dijo Pablo: “Y si… entendiese… todo conocimiento… y no tengo caridad, nada soy”24.

¿Y cuáles son los mandamientos de Dios? Hace cerca de dos mil años le hicieron esa misma pregunta al Salvador, quien contestó, todas saben la respuesta: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”25.

Por la obediencia a estos mandamientos, hermanas, obtendremos conocimiento e inteligencia.

Brigham Young dijo: “Vivir el Evangelio requiere tiempo, fe, los afectos del corazón y una gran dosis de esfuerzo”26. Hermanas, ¿no están obteniendo conocimiento e inteligencia por medio de sus labores de vestir al desnudo, preparar comida para el hambriento, cuidar de los enfermos, consolar al afligido y derramar bálsamo en el corazón desconsolado? ¿No es esa su gran labor en esta Sociedad de Socorro? ¿No les está dando la Sociedad de Socorro la oportunidad, tanto mediante la diligencia como mediante la obediencia, de adquirir conocimiento e inteligencia? El Señor sabía la clase de organización que era necesaria sobre esta tierra para perfeccionar a Sus hijas, y nuestra es la responsabilidad de asegurarnos de que a cada mujer Santo de los Últimos Días se le dé la oportunidad de adquirir conocimiento e inteligencia, y el Señor nunca está en deuda con nosotras. A medida que obramos vigorosamente por el bien de nuestras hermanas, al trabajar por nuestro propio bien, Él derrama conocimiento e inteligencia para salvación sobre nuestra cabeza.

Hermanas, me gustaría dejar mi testimonio de la obra de la Sociedad de Socorro. Nada, aparte de la obra que realizamos en nuestros propios hogares, nos traerá las bendiciones que podemos obtener por medio de nuestra devoción y trabajando con fuerza para la Sociedad de Socorro. Es mi oración que cada una de nosotras se dé cuenta del doble objetivo de la Sociedad de Socorro que nos proporcionará conocimiento e inteligencia, y que cada una de las que estamos aquí vaya a casa con la determinación de asegurarse de que las lecciones de la Sociedad de Socorro se enseñen con diligencia, y de que a todas las hermanas se les da la oportunidad de trabajar con fuerza por el Señor y por nuestro propio conocimiento e inteligencia para salvación. Ruego esto en el nombre de Jesucristo. Amén.

Notas al pie de página

  1. [1]Marianne Clark Sharp, entrevista con Jessie L. Embry, mayo–junio de 1977, pág. 14, James Moyle Oral History Program, CHL.

  2. [2]“Marianne C. Sharp Dies, Ex-Relief Society Leader”, Deseret News, 3 de enero de 1990.

  3. [3]Amy Brown Lyman, “Marianne Clark Sharp: First Counselor in General Presidency, April 1945”, Relief Society Magazine, tomo XXXII, nro. 5 (mayo de 1945), pág. 263.

  4. [4]Sharp, entrevista, págs. 60–64; “New Titles for Lesson Courses”, Relief Society Magazine, tomo LIII, nro. 5 (junio de 1966), pág. 460.

  5. [5]Sharp, entrevista, págs. 14–16.

  6. [6]Sharp, entrevista, pág. 16.

  7. [7]Amy Brown Lyman, “Marianne C. Sharp Appointed Associate Editor of Relief Society Magazine”, Relief Society Magazine, tomo XXX, nro. 10 (octubre de 1943), págs. 593, 613; “Death: Marianne C. Sharp”, Deseret News, 4 de enero de 1990.

  8. [8]Lyman, “Marianne C. Sharp Appointed”, pág. 613.

  9. [9]Jennifer M. Proffitt, “War, Peace, and Free Radio: The Women’s National Radio Committee’s Efforts to Promote Democracy, 1939–1946”, Journal of Radio and Audio Media, tomo XVII, nro. 1, 2010, pág. 2; Cindy C. Welch, “Broadcasting the Profession: The American Library Association and the National Children’s Radio Hour” (disertación para doctorado, Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, 2008), págs. 152–153; Donna L. Halper, Invisible Stars: A Social History of Women in American Broadcasting (Armonk, NY: M. E. Sharpe, 2014), pág. 82; Kathy M. Newman, Radio Active: Advertising and Consumer Activism, 1935–1947 (Berkeley: University of California Press, 2004), págs. 139–140.

  10. [10]Sharp, entrevista, pág. 33.

  11. [11]Sharp, entrevista, pág. 46; “Marianne Clark Sharp”, Relief Society Magazine, tomo XXX, nro. 10 (marzo de 1940), pág. 153; Lyman, “Marianne C. Sharp Appointed”, pág. 593.

  12. [12]“Biographical Register of General Church Officers”, en Encyclopedia of Mormonism, edición de Daniel H. Ludlow, 5 tomos (New York: Macmillan, 1992), tomo IV, pág. 1645. J. Reuben Clark Jr., que había sido consejero de la Primera Presidencia desde 1933, al principio era renuente a que la hermana Sharp asumiera esta función. La hermana Sharp también sentía malestar por el hecho de tener un padre famoso en los círculos mormones: “Toda mi vida había sido muy feliz… cuando nadie sabía quién era mi padre… De ese modo una siente que la aceptan por ser usted misma, y no por quiénes son sus padres. Así que, en cierto sentido, para mí fue un golpe venir aquí [a Salt Lake City] y encontrarme con esto”. (Belle S. Spafford, entrevista con Jill Mulvay [Derr], 1975–1976, págs. 50, 79–80, 90–91, CHL; Sharp, entrevista, pág. 44).

  13. [13]Spafford, entrevista, pág. 110.

  14. [14]Sharp, entrevista, págs. 51, 54–64. Las contribuciones para la construcción del Edificio de la Sociedad de Socorro continuaron después de 1948. La palada inicial del edificio tuvo lugar en 1953 y la construcción se finalizó en 1956. La hermana Sharp sentía que esta presidencia fue capaz de sacar adelante y hacer todas las contribuciones que hizo gracias a su larga permanencia en el cargo. Desde la presidencia de la hermana Spafford, ninguna Presidenta General ha prestado servicio por más de diez años. Las últimas presidentas, Mary Ellen W. Smoot, Bonnie D. Parkin y Julie B. Beck sirvieron cinco años cada una. (Jill Mulvay Derr, Janath Russell Cannon y Maureen Ursenbach Beecher, Women of Covenant: The Story of Relief Society [Salt Lake City: Deseret Book, 1992], págs. 308–310, 327–329; Sharp, entrevista, pág. 47).

  15. [15]Para los Santos de los Últimos Días, el “segundo estado” de una persona es la vida sobre la tierra. (Véase, por ejemplo, Rulon S. Wells, en One Hundred Eleventh Semi-annual Conference of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 4–6 de octubre de 1940 [Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1940], pág. 69).

  16. [16]Doctrina y Convenios 93:36.

  17. [17]Lorenzo Snow hablaba con frecuencia de este tema. (Véase The Teachings of Lorenzo Snow: Fifth President of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, Lorenzo Snow, edición de Clyde J. Williams [Salt Lake City: Bookcraft, 1984], págs. 1–9).

  18. [18]Doctrina y Convenios 130:18–19.

  19. [19]El señor Anthon era profesor de literatura clásica en la Universidad de Columbia. Harris y él dieron informes diferentes de lo que fue su encuentro. Harris recordaba que Anthon había confirmado que los caracteres eran de origen antiguo, mientras que Anthon refirió haberse negado a ayudar con los caracteres porque sospechaba que eran un fraude. (Royal Skousen y Robin Scott Jensen, eds., Revelations and Translations, Volume 3, Part 1: Printer’s Manuscript of the Book of Mormon, 1 Nephi 1–Alma 35, tomo III de las series Revelaciones y Traducciones de The Joseph Smith Papers, edición de Ronald K. Esplin y Matthew J. Grow [Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2015], págs. xvii–xviii).

  20. [20]Citado en el original: “2 Nefi 27:20”. Estos versículos son la aclaración y la profecía que hizo Nefi, el profeta del Libro de Mormón, de Isaías 29:11–12.

  21. [21]Lo más probable es que la fuente de la hermana Sharp para esta cita fuera Joseph Smith et al., History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, edición de B. H. Roberts, 7 tomos (Salt Lake City: Deseret News, 1902–1912 [tomos I–VI], 1932 [tomo VII]), tomo IV, pág. 588. Wilford Woodruff dio un informe contemporáneo de este discurso de José Smith del 10 de abril de 1842 en Nauvoo, Illinois. (Wilford Woodruff, diario, 10 de abril de 1842, CHL).

  22. [22]Doctrina y Convenios 131:6.

  23. [23]Doctrina y Convenios 88:77–79.

  24. [24]Citado en el original: “1 Corintios 13:2”.

  25. [25]Citado en el original: “Mateo 22:37–39”.

  26. [26]La hermana Sharp probablemente leyó esta cita de Brigham Young del 18 de mayo de 1873 en Journal of Discourses, 26 tomos (Liverpool: Various publishers, 1855–1886), tomo XVI, pág. 40; véase también Brigham Young, “Discourses”, Deseret News, 11 de junio de 1873.