The Church Historian's Press The Church Historian's Press

11

Servimos a un Dios justo

Sociedad de Socorro de Lehi

Tabernáculo, Lehi, Territorio de Utah

27 de octubre de 1869


Zina D. H. Young

Zina D. H. Young. Aproximadamente 1867. Young prestó servicio como Presidenta General de la Sociedad de Socorro entre 1888 y 1901. También fue la primera directora de las obreras del Templo de Salt Lake, en 1893. Fotografía por Edward Martin. (Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City).

Zina Diantha Huntington Jacobs Young (1821–1901), conocida por tener un “gran corazón de madre”, habló sobre la maternidad en la Sociedad de Socorro de Lehi el 27 de octubre de 18691. Ella mantenía una estrecha relación con su madre, Zina Baker Huntington, y con su hermana, Presendia Huntington Buell Kimball2. Con su esposo Henry Jacobs tuvo dos hijos: Zebulon y Chariton, y con su esposo Brigham Young una hija: Zina Presendia Young [Card]3. También crió a tres hijos de otra de las esposas de Brigham Young, Clarissa Maria Ross Young, después de la prematura muerte de Clarissa en 18584.

Susa Young Gates, la hija de otra de las esposas de Brigham Young, describió a Zina Young como el corazón de la obra de las mujeres en la Iglesia5. Young amplió su círculo de amigas cuando se unió a la Sociedad de Socorro de Nauvoo en su segunda reunión, el 24 de marzo de 1842, a los veintiún años de edad6. Cuando las reuniones de la Sociedad de Socorro se discontinuaron en 1845, Young continuó reuniéndose con las mujeres en Nauvoo7. En Winter Quarters se juntaba con amigas para orar y ejercer dones espirituales8. Llegó a ser una importante influencia en el desarrollo de la Sociedad de Socorro en Utah en 1868, ayudando a Eliza R. Snow a organizar y capacitar a nuevas presidencias. Hablar en público era algo nuevo para Young, al igual que para muchas de sus coetáneas, pero su amplia experiencia de vida y su conocimiento de las enseñanzas de la Iglesia impregnaban sus toscas palabras. Más adelante prestó servicio como la tercera Presidenta General de la Sociedad de Socorro, desde 1888 hasta su muerte en 1901. Gates recordaba que “la hermana Zina era todo amor y compasión, y esa afabilidad hacía que las personas se sintieran atraídas hacia ella”9.

La Sociedad de Socorro de Lehi, Territorio de Utah, a cincuenta kilómetros (treinta millas) al sur de Salt Lake City, se organizó el 27 de octubre de 1868, bajo la dirección de la presidenta Sarah Coleman10. Un año después, el 27 de octubre de 1869, la Sociedad de Socorro de Lehi celebró su primer aniversario en el Tabernáculo de Lehi. Snow y Young asistieron tanto a la sesión de la mañana como de la tarde, y el presidente Brigham Young y los apóstoles George A. Smith y Orson Pratt, así como Joseph Young del Cuórum de los Setenta, llegaron en medio de la sesión de la tarde. La maternidad fue el tema principal en esta reunión. Snow habló de Eva y de la responsabilidad de tener hijos11. Esa tarde, Brigham Young enseñó en cuanto a “los deberes de las madres hacia sus hijos… Las damas eran el impulso primario de toda nación, y si queríamos saber lo que era una nación, debíamos mirar lo que eran sus madres”12. Tal instrucción probablemente estaba llena de significado para las madres de la congregación, ya que solamente en la presidencia de la Sociedad de Socorro, Sarah Coleman tenía ocho hijos; Barbara Evans tenía quince; Martha Thomas tenía diez; y Mary Ann Davis tenía ocho13. En su discurso de la tarde, que se presenta aquí, Zina Young mostró sensibilidad hacia quienes no tenían hijos, entre otras la secretaria Rebecca Standring14.

No estoy acostumbrada a hablar en público15 pero me complace mirar los rostros de mis hermanas16 y saber que estamos embarcadas en esta gran obra17. Deseo exhortarlas a ser fieles en el desempeño de todo deber, y a las madres decirles que cumplan con sus obligaciones para con sus hijos, porque son bendiciones de Dios confiados a su cuidado. Y para ustedes, mis hermanas que no tienen hijos, sean consoladas. Servimos a un Dios justo y, si son fieles a Su causa, no perderán nada18. Procuremos tener el Espíritu de Dios y aprendamos a sobrellevar todas las cosas y a tener paciencia las unas con las otras, y si una hermana viene a nosotras con sus problemas y sus penas, no la alentemos a sumirse en ellos, sino mostrémosle que el Señor no pondrá sobre nosotras más de lo que podamos soportar19, y cuando lo hayamos superado todo y hayamos vencido, entonces heredaremos todas las cosas20. Que Dios las bendiga y las guarde fieles para siempre. Amén.

Notas al pie de página

  1. [1]E. B. [Emmeline B.] Wells, “Zina D. H. Young”, Young Woman’s Journal, tomo XII, nro. 6, junio de 1901, pág. 254.

  2. [2]Véanse, por ejemplo, Zina D. H. Young, “How I Gained My Testimony of the Truth”, Young Woman’s Journal, tomo IV, nro. 7, abril de 1893, págs. 317–319; Oliver B. Huntington, Diaries, tomo IX, 1843–1907, 16 de mayo de 1848, pág. 88, Universidad Brigham Young; Jill Mulvay Derr, Carol Cornwall Madsen, Kate Holbrook y Matthew J. Grow, editores, The First Fifty Years of Relief Society: Key Documents in Latter-day Saint Women’s History, Salt Lake City: Church Historian’s Press, 2016, pág. 655; “In Memoriam”, Woman’s Exponent, tomo XX, nro. 15, 15 de febrero de 1892, pág. 117.

  3. [3]Young fue sellada a José Smith en Nauvoo, Illinois. Tras la muerte de Smith, se casó con Brigham Young. (Richard Lyman Bushman, Joseph Smith: Rough Stone Rolling, Nueva York: Alfred A. Knopf, 2005, págs. 439–440; Derr et al., First Fifty Years, pág. 689. Para más información sobre el matrimonio plural en la década de 1840, véase “El matrimonio plural en Kirtland y en Nauvoo”, Temas del Evangelio, accedido el 8 de febrero de 2016, lds.org).

  4. [4]Los hijos de Clarissa Young eran Maria, Willard y Phebe. Zina Presendia Young recordaba cómo su padre le pidió a su madre que cuidase “de estos pequeñitos cuya madre ha muerto. Ella aceptó, y este hecho cambió completamente mi vida a partir de entonces; de ser hija única y favorita pasé a tener que compartir con esos niños sin madre. Fue una prueba en muchos sentidos, pero mi querida madre me enseñó a ser generosa y a agradecer a Dios por todas Sus bendiciones y a no quejarme, y he de decir con gratitud que seguí su consejo sin aludir ni una sola vez al hecho de que mi madre no fuera realmente la suya. Así que resultó ser la mejor lección de mi vida, y una gran bendición”. ([Emmeline B. Wells], “A Distinguished Woman: Zina D. H. Young”, Woman’s Exponent, tomo X, nro. 14, 15 de diciembre de 1881, pág. 107; Martha Sonntag Bradley y Mary Brown Firmage Woodward, Four Zinas: A Story of Mothers and Daughters on the Mormon Frontier, Salt Lake City: Signature Books, 2000, pág. 207; Augusta Joyce Crocheron, Representative Women of Deseret, a Book of Biographical Sketches to Accompany the Picture Bearing the Same Title, Salt Lake City: J. C. Graham, 1884, págs. 122–123).

  5. [5]Susa Young Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, Salt Lake City: Deseret News, 1911, pág. 21.

  6. [6]Nauvoo Relief Society Minute Book, 24 de marzo de 1842, pág. 16, en Derr et al., First Fifty Years, pág. 38.

  7. [7]Derr et al., First Fifty Years, pág. XXI; Zina D. H. Young, Diary, 1844–1845, 18 de junio de 1844; 4 de julio de 1844, Biblioteca de Historia de la Iglesia (CHL, por sus siglas en inglés).

  8. [8]Eliza R. Snow, The Personal Writings of Eliza Roxcy Snow, editado por Maureen Ursenbach Beecher, Logan: Utah State University Press, 2000, 1 de enero de 1847, pág. 151; véase también [Wells], “A Distinguished Woman”, pág. 107.

  9. [9]Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association, pág. 21.

  10. [10]Lehi Ward, Utah Stake, Relief Society Minutes and Records, tomo I, 1868–1879, 27 de octubre de 1868, pág. 1, Biblioteca de Historia de la Iglesia.

  11. [11]Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, págs. 26–30. Eliza R. Snow no tuvo hijos, pero se la llamaba “madre en Israel” y con frecuencia hablaba de la divinidad de la maternidad. (Véase [Susa Young Gates], “The Mother of Mothers in Israel”, Relief Society Magazine, tomo III, nro. 4, abril de 1916, págs. 189–190).

  12. [12]Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, págs. 30–31.

  13. [13]Señora E. J. T., “Sarah Thornton Coleman”, Woman’s Exponent, tomo XX, nro. 21, 15 de mayo de 1892, pág. 168; Hamilton Gardner y Lehi Centennial Committee, Lehi Centennial History, 1850–1950, Lehi, UT: Free Press, 1950, págs. 371, 301, 242.

  14. [14]Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, pág. 30; Gardner, Lehi Centennial History, pág. 297.

  15. [15]Al principio, tanto Young como Snow tenían dificultades para hablar en público. Cuando Eliza R. Snow se dirigió primero a la Sociedad de Socorro de Lehi a primera hora de esa mañana, dijo: “Su presidenta ha querido que me dirija a ustedes. No me siento competente para hacerlo, pero con su fe y sus oraciones, y con el Espíritu del Señor, quizás sea capaz de decir algo que las consuele y las bendiga”. Trece años más tarde, cuando Young hubo adquirido mucha experiencia, Emmeline B. Wells elogió su habilidad para hablar en público: “Si la hubieran preparado para la oratoria y hubiese tratado otros temas, sin duda habría recibido muchos encomios y destacado en el campo de la oratoria; pero como solo es una ‘mormona’, se conforma con el amor de su propio pueblo, y su ambición por hacer el bien a los demás le inspira a seguir adelante doquiera la llame el deber para el beneficio de las mujeres y el interés de Sion. Y, al seguir este curso, ella encuentra la felicidad suprema”. (Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, pág. 26; [Wells], “A Distinguished Woman”, Woman’s Exponent, tomo X, nro. 16, 15 de enero de 1882, pág. 123).

  16. [16]Snow dijo en la sesión de la mañana: “Mientras estaba aquí sentada he estado mirando los rostros de mis hermanas, y puedo ver en ellos la forma de la Deidad”. (Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, pág. 26).

  17. [17]Snow también dijo: “He estado reflexionando en la gran labor que hemos de llevar a cabo, aun ayudar en la salvación de los vivos y de los muertos”. (Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, pág. 26).

  18. [18]Snow enseñó: “Sabemos que el Señor ha puesto sobre nosotras grandes responsabilidades y que no hay ningún deseo o anhelo que Él haya puesto en nuestro corazón en rectitud que no se haya de cumplir”. (Lehi Ward Relief Society Minutes, 27 de octubre de 1869, pág. 27).

  19. [19]Véanse 1 Corintios 10:13; y Alma 13:28.

  20. [20]Véase Apocalipsis 21:7.