The Church Historian's Press The Church Historian's Press

28

Amarás a tu prójimo

Conferencia de junio de la Asociación de Mejoramiento Mutuo

Tabernáculo, Manzana del Templo, Salt Lake City, Utah

9 de junio de 1918


Mientras en un lejano horizonte se libraba la Primera Guerra Mundial, en la conferencia general de 1918 de las Asociaciones de Mejoramiento Mutuo de los Hombres y las Mujeres Jóvenes (YMMIA e YLMIA, por sus siglas en inglés) en Salt Lake City se abordaban las necesidades inmediatas de los jóvenes Santos de los Últimos Días, tanto en el campo de batalla como en casa. Emma Jane Nield Goddard (1861–1940), miembro de la Mesa Directiva General de la YLMIA, enseñó a los líderes de los jóvenes a centrarse en el amor al prójimo a fin de criar una generación recta en una época de caos1. La hermana Goddard nació en Lancashire, Inglaterra, de padres que se habían unido a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días antes de que ella naciera2. Emma y sus dos hermanas mayores, sin embargo, se unieron a la congregación bautista local. Las tres jóvenes trabajaban en una fábrica y permanecieron en Inglaterra cuando sus padres y su hermano menor emigraron a Utah en otoño de 1875. Unos cuatro años más tarde, las hermanas Nield comenzaron a sentirse intranquilas sin sus padres y decidieron unirse a su familia. Viajaron a los Estados Unidos en 1879, donde se bautizaron en la Iglesia3.

La familia Nield se estableció en Meadow, condado de Millard, Territorio de Utah, a unos doscientos sesenta kilómetros (ciento sesenta millas) al sur de Salt Lake City. Durante varios años, Emma fue maestra de escuela con su cuñado, Benjamin Goddard, en Kanosh, a diez kilómetros (seis millas) al sur de Meadow, y luego se casó con él como esposa plural en 18834. En el invierno de 1886 dejó de enseñar por un tiempo para asistir con su hermano a la Academia Brigham Young en Provo5. En diciembre de 1886 se unió a la Sociedad de Socorro del Barrio Meadow, y unos años después llegó a ser secretaria auxiliar6. En 1889 la familia Goddard se trasladó a Salt Lake City donde, tres años más tarde, Emma llegó a ser presidenta de la YLMIA del Barrio Veintiuno de Salt Lake City7. En mayo de 1896 la presidenta Elmina S. Taylor la llamó a formar parte de la Mesa Directiva General de la YLMIA. En esta función, ella sirvió en el Comité de guía, donde ayudó con los cursos de estudio, y en el comité de la revista Young Woman’s Journal8.

La vigésimo tercera conferencia anual de la YLMIA y la YMMIA se celebró en Salt Lake City los días 7–9 de junio de 1918, con un claro enfoque en la inminente crisis de la guerra mundial. En la reunión de apertura de la conferencia, Mattie Horne Tingey, presidenta de la YLMIA, presentó el lema de la Asociación de Mejoramiento Mutuo (MIA, por sus siglas en inglés) de ese año: “Defendemos el servicio a Dios y al país”. Los oradores y los músicos que participaron en la conferencia alentaron el patriotismo y el apoyo a la guerra9. Las personas que discursaron en la conferencia hablaron también de la devastación producida por la Primera Guerra Mundial, reconociendo que a jóvenes y oficiales de la MIA les afectaba por igual al tener familiares y amigos en la guerra. Aproximadamente veintiún mil personas de Utah prestaban servicio en las fuerzas armadas de los Estados Unidos, entre ellas más de quince mil hombres y jóvenes Santos de los Últimos Días10. En casa, los jóvenes Santos de los Últimos Días estadounidenses colaboraban con los Liberty Bonds [bonos de guerra], la Cruz Roja Americana, la United War Work Campaign [campaña unida de trabajo para la guerra] y el Soldiers’ Welfare Fund [fondo de bienestar para los soldados]; también trabajaban en huertos locales para ayudar en la producción de alimentos11.

El domingo por la mañana, la hermana Goddard se dirigió a los oficiales de la YMMIA y la YLMIA, y su discurso fue posteriormente impreso junto a otros en la revista Young Woman’s Journal. A la hermana Goddard, que habló sobre el amor al prójimo, la precedió Levi E. Young, que habló acerca del amor a Dios, y a ella siguieron May Booth Talmage y Richard R. Lyman, que hablaron sobre el servicio al país12.

Amarás a tu prójimo. Esta no era una ley nueva cuando fue dada por el Señor en el meridiano de los tiempos13. El libro de Levítico registra que esa ley le fue dada a Israel en la dispensación mosaica: “No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo”14. El Maestro hizo hincapié en este mandato de una manera muy bella en respuesta a la pregunta de un intérprete de la ley que se levantó y dijo:

“Maestro, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?”.

Él le dijo:

“¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?”.

Y él, respondiendo, dijo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”.

Y le dijo: “Bien has respondido; haz esto y vivirás”.

Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: “¿Y quién es mi prójimo?”15.

Ustedes recordarán, y no hace falta que lo repita en detalle, la hermosa y al mismo tiempo clara y sencilla parábola que contó Cristo del hombre que cayó en manos de ladrones y fue abandonado magullado y ensangrentado junto al camino. Cómo primero el sacerdote y luego el levita pasaron de largo, y cómo por último llegó el despreciado samaritano y lo atendió del modo más amable y tierno, echando aceite y vino en sus heridas, y poniéndolo finalmente sobre su cabalgadura para llevarlo al mesón, e incluso entonces diciendo al mesonero que seguía necesitando cuidados, y que cuando él volviera por ese camino le pagaría todos los gastos. Luego el Maestro se volvió al intérprete de la ley y preguntó: “¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo de aquel que cayó en manos de los ladrones?”, dejando de este modo el peso de la decisión a la persona que le hacía la pregunta. ¿Qué más podía decir de lo que dijo? “El que tuvo misericordia de él”. Entonces Jesús le dijo: “Ve y haz tú lo mismo”16.

En respuesta a uno de los escribas que preguntó cuál era el primer mandamiento de todos, Jesús respondió: “El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Amarás, pues, al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas; este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante a este: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que estos”17.

Evidentemente los apóstoles entendieron este mandato, y ha llegado hasta nosotros a través de los tiempos. Pablo, al dirigirse a los romanos que no habían sido instruidos en esta ley de la ética, declaró:

“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros, porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. Porque: No cometerás adulterio; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; no codiciarás; y si hay algún otro mandamiento, en estas palabras se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”18.

De igual manera, al dirigirse a los gálatas, Pablo repitió el mandato diciendo: “Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”19.

Si todas las naciones cristianas se hubieran guiado por esta ley que dio el Maestro como una norma de vida para todos Sus seguidores, no habría habido guerras ni contención, sino paz sobre la tierra, y habría prevalecido la buena voluntad para con los hombres.

La incalculable miseria, la pena y la muerte que existen actualmente en el mundo son una consecuencia de la violación de esta ley, ¿y quién sabe cuándo cesarán?20. Puede que en breve nuestros muchachos heridos regresen a casa, y de nuevo habrá “grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora por sus hijos, y no quiso ser consolada, porque perecieron”21. Bajo estas condiciones tendremos sobradas oportunidades de demostrar nuestra fe en el mandato del Maestro de esforzarnos por consolar y animar a los que están atribulados, recordando que “la religión pura y sin mácula” es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo22. Cada día estamos rodeados de oportunidades de poner en práctica este mandato divino23.

Pero, ¿cómo se aplica ese hermoso mandamiento a nosotros como oficiales de estas grandes organizaciones? Porque estos muchachos y muchachas, estos jóvenes y jovencitas que están a nuestro cargo, ciertamente son nuestro prójimo. En estos momentos críticos de la historia de nuestro mundo ellos necesitan nuestra ayuda y nuestro socorro más que nunca. Debemos lanzarles todos los salvavidas, porque están rodeados de los más sutiles tipos de tentaciones. Son jóvenes e inexpertos, y por naturaleza aman la libertad y tienen sus propias ideas de cómo obtener placer. Hemos de guiarlos y aconsejarlos en esta etapa adolescente de su vida, y ayudarles a forjar un carácter firme y decidido. Debemos bregar con ellos en sus tentaciones y ayudarles a afrontarlas y a vencerlas. Debemos estudiarlos y tratar de comprenderlos porque, si lo hiciéramos a menudo, hallaríamos la manera de llegar al corazón de los que aparentemente son más descuidados e indiferentes.

Edgar A. Guest ha dicho:

Cuando en ti surja el desdén,

y de tus labios reproche,

conoce del que censuras

más que su oficio y su nombre.

Pues conocer al otro podría

prejuicios desvanecer

y hasta llegar a agradarte

si lo conocieras bien.

Si llegas a conocer a alguien

y a entender su proceder

sus defectos ya no importan

y hallas más virtud en él24.

Mostremos a nuestros jóvenes la gloria de la rectitud en lugar de la horridez del pecado; que vivir la ley del Evangelio produce paz y gozo perdurables en vez de la angustia que sigue a la vida malgastada.

A fin de llegar a su corazón, nosotros mismos debemos vivir muy cerca del Señor. Dios es amor, y cuanto más poseamos este atributo mayor será nuestro éxito25. Nuestros jóvenes deben sentir ese amor, ese gran deseo que tenemos de ayudarlos y bendecirlos. Pero, si después de nuestros esfuerzos unos pocos caen y se convierten en presa de malos hábitos y son abandonados magullados y ensangrentados junto al camino, ¿qué haremos con ellos? Como el buen samaritano, debemos tenderles la mano y, si es posible, traerlos tierna y amorosamente de regreso, y plantar una vez más sus pies en el camino estrecho y angosto.

Piensa con ternura en quien yerra

pues, aunque teñido de pecado,

no debemos olvidar

que sigue siendo nuestro hermano.

Habla con tiento a los que yerran;

con santas palabras y sones de afecto

podemos aun rescatarlos

de escabrosas sendas y de infiernos26.

Debemos ser honestos y sinceros, mostrando siempre por nuestro propio ejemplo que creemos en el Evangelio, que lo amamos con toda nuestra alma y todo nuestro corazón, y que nos esforzamos cada día por vivir de acuerdo con sus preceptos. Debemos darnos a nosotros mismos junto a nuestra ofrenda porque, como dice Lowell:

No lo que damos, sino lo que compartimos,

pues sin el dador la dádiva es vana en sí;

a tres bendice el que con su don se entrega:

a sí mismo, a su prójimo hambriento y a mí27.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna”28.

J. L. Spalding dice: “Si la justicia es una ley universal, el amor es un deber universal. Nada sino el amor puede hacernos justos para con nosotros mismos”29. Nuestros miembros deben sentir que los amamos a cada uno de ellos y que sentimos por ellos un interés real y personal.

No conozco un ejemplo mejor de esta clase de maestro que el doctor Karl G. Maeser30. Él vivía para su trabajo. Cada alumno sentía su bondadosa influencia; era como si una bendición siguiera su estela; sus alumnos sentían su presencia. Cada vez que entraba al aula de inmediato reinaba el orden donde había resonado la algarabía despreocupada de jóvenes y jovencitas. El deseo de ser y hacer todo lo que él enseñaba dominaba a sus alumnos. Su sonrisa de aprobación era suficiente recompensa a sus más arduos esfuerzos. Él los guiaba a través de sus más sublimes enseñanzas a consagrar su vida y todo su ser a la profesión para la cual se estaban preparando. Estudiaba individualmente a sus alumnos y los entendía; sabía exactamente cuándo y cómo dar una reprimenda u ofrecer una palabra de elogio o de aliento e incluso mostrar una atención más amorosa y tierna. Haríamos bien en emular su noble ejemplo. Debemos procurar guiar, no obligar, recordando los mandatos del Maestro: “Sígueme”; “apacienta mis ovejas”31.

La temporada que viene debemos tratar de involucrarnos en las actividades recreativas de nuestros miembros y exhortarlos a evitar aun la apariencia del mal. Los acompañantes y protectores naturales de nuestras jovencitas, a saber, sus hermanos y novios, han salido en defensa de los colores de su país; por eso recomendamos más que nunca que, en todas sus salidas, sobre todo cuando se ausenten de casa durante la noche, ellas tengan chaperón. Debemos enseñarles que un chaperón no es un espía, sino un amigo, un protector, un consejero sabio y amoroso. De hecho, que lo apropiado en una fiesta es que haya chaperón, y que la buena ética lo requiere.

La juventud es una etapa de deleites dulces e inocentes; por eso debemos promoverlos y, en todo lo posible, ayudar a proporcionarlos. Pero, además de tomarnos ese interés en su vida social, debemos tratar de inculcar en nuestros jóvenes la seriedad de las circunstancias que actualmente nos rodean, y la necesidad de cada uno de ellos de asumir una responsabilidad personal para ayudar a lograr la victoria de la causa de la verdad y la libertad. Todos podemos poner nuestro granito de arena, no importa cuán pobres y humildes, cuán ricos e influyentes seamos. Nuestros chicos en el frente lo están arriesgando todo32. ¿No deberíamos estar gustosa y alegremente dispuestos a hacer un pequeño sacrificio y privarnos de algunas cosas en casa? Sobre cada uno de nosotros descansa una sagrada obligación, y la gravedad de la situación requiere que refrenemos la frivolidad y ofrezcamos nuestra fuerza y energía juvenil para apoyar la llamada que nos hace nuestro propio gran país y las naciones aliadas en esta lucha mundial por un reinado de rectitud, y no de poder.

Que Dios nos ayude a darnos cuenta de la magnitud de la obra que se nos ha delegado y nos conceda fortaleza y sabiduría para cumplir plenamente nuestro deber en cuanto a ella. Que durante esta conferencia seamos totalmente llenos de este espíritu de dar y de hacer. Sí, consagremos nuestra vida misma, si fuere necesario, para establecer la paz y la rectitud sobre la tierra, demostrando plenamente de este modo que nosotros, en efecto, amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Ayudando así a criar una generación recta, ciertamente prestaremos el mejor servicio a Dios y al país.

Notas al pie de página

  1. [1]“Addresses at the June Conference: ‘We Stand for Service to God and Country’”, Young Woman’s Journal, tomo XXIX, nro. 8, agosto de 1918, págs. 429–439; “Editorial Department”, Young Woman’s Journal, tomo XXIX, nro. 8, agosto de 1918, pág. 484.

  2. [2]Jane Standring Nield se bautizó el 26 de abril de 1851, y Joseph Merrick Nield lo hizo el 18 de noviembre de 1844. (Casa de Investiduras, Endowments of the Living, tomo I, 1878–1884, Jane Standring Nield y Joseph M. Nield, 9 de abril de 1883, págs. 320–321, microfilm 183.408, Biblioteca de Historia Familiar).

  3. [3]Martha Alice Nield, Emma Nield y Hannah Nield se bautizaron en el verano de 1879. Benjamin Goddard lo hizo el 3 de abril de 1879. (Emma Jane Nield Goddard, “My Life Story”, documento mecanografiado, págs. 1–3, en posesión de la familia).

  4. [4]Benjamin Goddard estaba casado con Martha Nield, y había emigrado con las hermanas Nield en 1879. Emma Goddard trabajó con su esposo durante toda su vida. Desde 1902 él dirigía el Centro de información de la Manzana del Templo, y ella trabajaba en la oficina. En el tiempo en que Benjamin dirigió la oficina, Emma y él hicieron muchos viajes de negocios a varias ciudades para recolectar material para sus folletos y dar a conocer la Iglesia. Él sirvió en la mesa directiva de la YMMIA desde 1903 hasta 1929, y Emma sirvió en la mesa directiva de la YLMIA desde 1896 hasta 1935. (Goddard, “My Life Story”, págs. 3–5, 8–11; Andrew Jenson, Latter-day Saint Biographical Encyclopedia: A Compilation of Biographical Sketches of Prominent Men and Women in the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 4 tomos, Salt Lake City: Andrew Jenson History Co., 1901–1936, tomo IV, págs. 239, 260; Susa Young Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, Salt Lake City: Deseret News, 1911, págs. 210–211).

  5. [5]Goddard, “My Life Story”, págs. 3–5; Templo de St. George, Sealings for the Living, tomo A, 1877–1886, Ben Goddard, Martha Alice Nield y Emma Jane Nield, 3 de octubre de 1883, pág. 101, microfilm 170.579, Biblioteca de Historia Familiar.

  6. [6]Meadow Ward, Millard Stake, Relief Society Minute Book, tomo Is, 1870–1895, 2 de diciembre de 1886, pág. 82; 7 de abril de 1887, pág. 88, Biblioteca de Historia de la Iglesia.

  7. [7]Goddard, “My Life Story”, págs. 5, 9; Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association, págs. 209–210. Goddard fue relevada como presidenta de la YLMIA de su barrio en octubre de 1896. (Twenty-First Ward, Emigration Stake, Young Ladies’ Mutual Improvement Association Minute Book, tomo I, 1894–1898, 27 de octubre de 1896, pág. 83, Biblioteca de Historia de la Iglesia).

  8. [8]Goddard, “My Life Story”, págs. 9–11; Gates, History of the Young Ladies’ Mutual Improvement Association, pág. 210; véase también Guide to the First Year’s Course of Study in the Young Ladies’ Mutual Improvement Association, Salt Lake City: George Q. Cannon and Sons, s.f.

  9. [9]Young Men’s Mutual Improvement Association General Board Minutes, tomo XVIII, 1918, 6–9 de junio de 1918, págs. 106–111, Biblioteca de Historia de la Iglesia. La revista Young Woman’s Journal informó lo siguiente acerca de la conferencia: “En las reuniones prevalecieron un sentimiento de profundo patriotismo, la voluntad de hacer cualquier sacrificio que fuere necesario, la fe inquebrantable en la omnipotente providencia de Dios y la confianza en el resultado final de la gran lucha actual”. (“The June Conference”, Young Woman’s Journal, tomo XXIX, nro. 7, julio de 1918, pág. 422).

  10. [10]Joseph F. Boone, “The Roles of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints in Relation to the United States Military”, tesis doctoral, Universidad Brigham Young, 1975, págs. 219–220; “Editors’ Table”, Improvement Era, tomo XXII, nro. 1, noviembre de 1918, pág. 80. Algunas fuentes cifraron el número de reclutados en Utah en hasta veinticuatro mil. (Boone, “The Roles of the Church”, págs. 218–219).

  11. [11]YMMIA General Board Minutes, págs. 106–111.

  12. [12]“M.I.A. Notes”, Young Woman’s Journal, tomo XXIX, nro. 6, junio de 1918, pág. 355. Levi Edgar Young prestó servicio como Autoridad General de la Iglesia desde 1909 hasta 1963, y en la Mesa Directiva General de la YMMIA entre 1913 y 1929. May Booth Talmage sirvió en la Mesa Directiva General de la YLMIA entre 1892 y 1930. Richard R. Lyman acababa de ser llamado Apóstol el 6 de abril de 1918. (Jenson, LDS Biographical Encyclopedia, tomo III, pág. 760; tomo IV, págs. 251, 266–267).

  13. [13]Véase Mateo 22:39.

  14. [14]Levítico 19:18.

  15. [15]Véase Lucas 10:25–29.

  16. [16]Lucas 10:30–37.

  17. [17]Marcos 12:29–31.

  18. [18]Romanos 13:8–9.

  19. [19]Gálatas 5:14.

  20. [20]La Primera Guerra Mundial llegó a su fin el 11 de noviembre de 1918, cinco meses después de que se diera este discurso.

  21. [21]Mateo 2:18; véase también Jeremías 31:15.

  22. [22]Santiago 1:27.

  23. [23]El diario Deseret Evening News resumió el discurso de la hermana Goddard del siguiente modo: “Como oficiales de una gran organización como la YLMIA, la señora Goddard dijo que todos los miembros debían visitar a las viudas y los huérfanos, y hacer todo lo posible para mitigar su sufrimiento”. (“Slogan Read at Joint Session of M.I.A. Officers”, Deseret Evening News, 10 de junio de 1918).

  24. [24]Edgar A. Guest, “When You Know a Fellow”, en A Heap o’ Livin’, Chicago: Reilly and Lee, 1916, pág. 12.

  25. [25]Véase 1 Juan 4:16.

  26. [26]The Latter-day Saints’ Psalmody: A Collection of Original and Selected Tunes, 5ª edición, Salt Lake City: Deseret News, 1912, nro. 138. En Psalmody, la segunda línea de la última estrofa de este poema en inglés dice “We yet may lead them back” [podemos guiarlos aun de regreso]. La traducción al español de esta línea se encuentra en la tercera línea de la última estrofa, y no en la segunda línea.

  27. [27]James Russell Lowell, The Vision of Sir Launfal, Cambridge, UK: John Bartlett, 1849, pág. 26. El texto publicado del poema dice “alms” [limosna] en lugar de “gift” [don] en la tercera línea.

  28. [28]Juan 3:16.

  29. [29]“Si la justicia es una ley universal, el amor es un deber universal; porque nada sino el amor puede hacernos justos para con nuestros semejantes”. (John Lancaster Spalding, Aphorisms and Reflections: Conduct, Culture and Religion, Chicago: A. C. McClurg, 1901, pág. 264).

  30. [30]Karl G. Maeser era un conocido educador de Utah que servía como rector de la Academia Brigham Young cuando la hermana Goddard asistía en la década de 1880. Maeser creía en seguir el ejemplo de Cristo en su enseñanza, e invitaba a los alumnos a seguirlo y tomar la decisión de aprender. (A. LeGrand Richards, Called to Teach: The Legacy of Karl G. Maeser, Provo, UT: Religious Studies Center, Universidad Brigham Young, 2014, págs. XXVIII–XXIX, 397–399, 431–433).

  31. [31]Véanse Mateo 4:19; Juan 1:43; 21:16–17 y Doctrina y Convenios 112:14.

  32. [32]Véase Boone, “The Roles of the Church”, págs. 215–222.