The Church Historian's Press The Church Historian's Press

42

La estación del despertar

Una grabación original de este discurso está disponible en churchhistorianspress.org (por cortesía de la Biblioteca de Historia de la Iglesia).

Charla fogonera de las Mujeres Jóvenes

Tabernáculo, Manzana del Templo, Salt Lake City, Utah

28 de marzo de 1981


Elaine A. Cannon hablando en el Tabernáculo de Salt Lake

Elaine A. Cannon hablando en una reunión general de mujeres. 1983. Escritora, editora y personaje radiofónico y televisivo, la hermana Cannon apoyó activamente la creación de una revista para los jóvenes de la Iglesia, y prestó servicio como editora adjunta cuando comenzó a publicarse la revista New Era en 1971. También solicitó que las Mujeres Jóvenes tuvieran instrucción religiosa dominical aparte de sus reuniones semanales. La Iglesia adoptó este sistema en 1980, cuando ella era Presidenta General de las Mujeres Jóvenes. Fotografía por Marty Mayo. (Biblioteca de Historia de la Iglesia, Salt Lake City).

Cuando era joven, Elaine Anderson Cannon (1922–2003) era independiente y activa. Sus padres esperaban mucho de ella, e invirtieron en diversas clases y actividades para su hija mayor: piano, elocución, arte dramático, canto, debate y diversos tipos de competencias1. Siendo joven comenzó a escribir, algunos relatos primero y un diario después, a partir de sexto grado2. A los once años de edad anotó en ese diario: “Escribo esto para que, cuando sea mayor y trabaje con la juventud, recuerde cómo se sienten los jóvenes”3.

Aun antes de su servicio en la Mesa Directiva de la Asociación de Mejoramiento Mutuo de las Mujeres Jóvenes (YWMIA, por sus siglas en inglés), la hermana Cannon dedicó gran parte de su vida al servicio en la Iglesia, además de trabajar como escritora, editora, personaje radiofónico y televisivo y popular oradora. Muchas de sus oportunidades de servicio se centraron en los jóvenes y la educación, incluso el comité de correlación para la juventud, el comité de planificación y redacción de los cursos de estudio, y conferencias para el Sistema Educativo de la Iglesia4. La hermana Cannon crió junto a su esposo, James, a seis hijos5.

No siempre pudo alcanzar sus objetivos al primer intento. Su reflexión era: “Estoy dispuesta a acudir al Señor y decir: ‘Bueno, esto realmente me importa. Si es algo que te importa a ti, ayúdame. Juntos podemos ir y hacer cualquier cosa que sea necesaria’”6. Cuando dirigía la organización de las Mujeres Jóvenes solía decir a las hermanas que componían la Mesa Directiva General: “Si no podemos conseguirlo de esta manera, entonces lo conseguiremos de esta otra, a pesar de los obstáculos de cualquier persona o cosa”7. Ella insistía en que la clave para saber cuándo perseverar era estar alerta a la voluntad de Dios8. Por ejemplo, ella sentía fuertemente que era la voluntad de Dios que los jóvenes tuvieran su propia revista en lugar del encarte “Era of Youth” en la revista Improvement Era que Marion D. Hanks y ella coeditaron entre 1959 y 19709. Los primeros intentos de la hermana Cannon y el hermano Hanks de poner en marcha una revista juvenil no prosperaron, de modo que la hermana Cannon le pidió al hermano Hanks, que era ayudante del Cuórum de los Doce Apóstoles, que concertara una cita con Spencer W. Kimball, en aquel entonces Presidente del Cuórum de los Doce. Ella ayunó y oró, y en la reunión lanzaron su propuesta. El presidente Kimball giró su silla, dio un golpe en la mesa y dijo: “Hagámoslo, y yo seré el primer suscriptor”10.

Entre 1961 y 1963, mientras prestaba servicio en la Mesa Directiva General de la YWMIA, la hermana Cannon trató sin éxito de ofrecer a las jovencitas instrucción religiosa los domingos11. En esa época, las jovencitas estudiaban brevemente el Evangelio durante sus reuniones semanales, pero no los domingos. Los jóvenes varones tenían actividades semanales, pero también asistían a las reuniones del sacerdocio los domingos. La hermana Cannon sentía que las jovencitas debían tener oportunidades más estructuradas para estudiar el Evangelio. Cuando llegó a ser Presidenta General de las Mujeres Jóvenes, en 1978, retomó el asunto12. Esta vez, los esfuerzos de la hermana Cannon coincidieron con el desarrollo de la Iglesia de un horario de reuniones dominicales unificadas13. Ayunó, oró y habló a la Primera Presidencia de sus sentimientos. El 1 de septiembre de 1979 escribió en su diario que la instrucción dominical para las mujeres jóvenes se había aprobado como parte del nuevo horario de reuniones unificadas14. En la época en que se dio este discurso, ella trabajaba para promover una reunión general de mujeres donde las hermanas de las Mujeres Jóvenes y de la Sociedad de Socorro pudieran reunirse una vez al año en lugar de hacerlo en reuniones separadas15.

La hermana Cannon creía que una parte crucial de su misión era, como dijo su hija, “proporcionar una identidad y un lugar para las mujeres jóvenes de la Iglesia que reflejara el mismo valor que el Señor les da tanto a Sus jóvenes varones como a Sus jovencitas”16. Ella pronunció el siguiente discurso mientras servía como Presidenta General de la organización de las Mujeres Jóvenes, la cual dirigió hasta 1984, y en él aconsejaba a las jovencitas que desarrollasen una relación con Dios17. Las mujeres jóvenes asistieron a esta segunda charla fogonera con las hermanas de la Mesa Directiva General y sus líderes locales; se retransmitió para todo el mundo18. El tema era: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio” (2 Timoteo 1:7)19. Camilla E. Kimball habló primero, seguida de su esposo, el Presidente de la Iglesia Spencer W. Kimball, y luego la hermana Cannon20. Cuatro jovencitas hablaron después de la hermana Cannon: Julie Fullmer, Becky Goates, Becky Smith y Kirsten Brady. Marvin J. Ashton, del Cuórum de los Doce Apóstoles, pronunció unas palabras que dieron fin a la velada21.

Como presidencia de las Mujeres Jóvenes deseamos que sepan que nos comprometemos a sostener al presidente Kimball y a las Autoridades Generales, y a ayudar al Señor Jesucristo en Su gran misión de “llevar a cabo la inmortalidad y la vida eterna del hombre”22. Nuestro interés en particular son las jovencitas de entre doce y dieciocho años. Es un privilegio prestar servicio a esta generación de jovencitas tan dignas de la realeza23.

Ahora en Utah, donde se produce este programa, comienza la época del florecimiento. Es la estación del despertar. Los retoños espesan las ramas. Las primeras flores alegran valientes la Manzana del Templo ¡Es primavera! Mientras que allá, en Australia y Nueva Zelanda —una parte del mundo de la que muchas de ustedes oyen hablar por primera vez— las estaciones se suceden de manera inversa. Es casi la época de la cosecha.

Y así es con nosotras en esta congregación. Hay más de un cuarto de millón de mujeres jóvenes, niñas que están en la primavera de sus vidas. También hay más de treinta y cinco mil presidencias adultas, guardianas de las jovencitas que estamos —algunas de nosotras— apurando hasta el límite el verano de nuestras vidas.

En algún punto entre nuestras estaciones de primavera y de recolección debemos nutrir, podar y enriquecer nuestra vida antes de que pueda producirse el milagro de la cosecha. Oramos por todas nosotras para que, un día, el producto de nuestra vida sea aceptable ante Dios.

Para ustedes que están en la estación del despertar, en la primavera de sus vidas, es a quienes va dedicada la canción especial que entonó el coro al comienzo de esta reunión. Es como si cada una de ustedes se preguntara:

¿Quién soy yo?

¿Cuál es mi propósito especial?

Sigo al alado gorrión… y anhelo remontar el vuelo.

Oigo el bramido del mar. ¡Hay poder!

¿Pero qué soy yo?

Veo florecer los lirios donde las invernales tormentas arrasaron los campos.

Siento el sol; en su fulgor veo todo lo que Dios creó.

Yo también soy una creación de Dios, y Él me reconoce como Suya.

Con ternura lo reconozco en mi corazón.

¿Quién soy yo? [¿Cuál es mi propósito especial?]

Soy una hija de Dios24.

Eso es lo que son: hijas de Dios, miembros de Su familia. Ser miembro de una familia generalmente significa que uno hace lo que la familia hace; observa las normas de la familia, vive como la familia vive, habla como la familia habla. Ama a la manera de la familia. Sus gestos de bondad se realizan en nombre de la familia. Ahora bien, aunque sus sueños todavía no se han hecho realidad y los dolores de hacerse mayor a menudo resultan desoladores, creo que es de gran ayuda recordar que el cabeza de esta familia celestial es un Patriarca que, con Su gran empatía, Su extraordinaria naturaleza, Su infinita sabiduría y asombrosa capacidad, las ama; las ama de todos modos. Aunque se hallan lejos del Padre Celestial, errantes aquí en la tierra, experimentando y aprendiendo, Él observa. Está esperando. Él desea que regresen nuevamente a casa. Desea que lo logren.

Sin duda ha habido momentos en que han sentido una especie de añoranza interior, una soledad aun estando rodeadas de gente. Han sentido una especie de nostalgia eterna, tal como algunas personas han expresado. Tienen un vago recuerdo de que en verdad les une un vínculo especial con el Padre Celestial. Creo que saber esto debería marcar la diferencia en el modo en que ustedes se sienten en cuanto a sí mismas. Debería marcar la diferencia en su forma de ser y en las cosas que hacen y las decisiones que toman. Creemos que cada una de ustedes debe desarrollar una dulce y salvadora relación con el Señor, porque cuando lo hagan, todo lo demás comenzará a ocupar su lugar, cosas como la pureza personal, la investidura del templo, el honrar a los padres y aprender todo lo que puedan sobre el plan de vida y los principios para vivirlo. Miren, realmente no importa, de veras no importa si son delgadas o corpulentas, altas o bajas. Lo que cuenta es lo que son por dentro. Eso es todo. Avanzan con una nueva confianza, un nuevo propósito, y comienzan a ser útiles a otros hijos del Padre Celestial.

Recuerden, Él está ahí para ayudar.

En la Biblia se nos dice: “… el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”25. Espiritualmente, entonces, ustedes están enraizadas en Dios. Este es el conocimiento más importante que se puede obtener. El segundo conocimiento más importante es, quizás, el propósito de sus cuerpos físicos.

Físicamente ustedes son descendientes del padre Abraham, y tienen derecho a todas las bendiciones que Dios prometió a la posteridad de Abraham26. Creo que es bueno recordar que también están en deuda con todos sus antepasados recientes que han ido delante de ustedes y han puesto los cimientos para que ustedes construyan encima.

El poeta Walt Whitman dice algo que me gustaría que pensaran en lo que atañe a sus propios padres, a su familia y al lugar al que llaman hogar. Él dice:

Había un niño que se levantaba cada día,

y se transformaba en el primer objeto que miraba;

y ese objeto se convertía en parte de él durante el día, durante una parte del día, o por muchos años, o abarcando ciclos de años.

Las primeras lilas se convirtieron en parte del niño…

hasta las calles, y las fachadas de las casas, y los artículos en los escaparates…

La línea del horizonte, el volador cormorán, la fragancia de las marismas y el cieno de las costas.

Todo se convertía en una parte de él.

[líneas fuera de orden]

Hasta sus padres:

él, que lo había procreado, y ella, que lo concibió en su vientre y lo trajo al mundo,

ambos dieron de sí mismos a su hijo más que eso;

luego cada día le dieron… se convirtieron en parte de él.

Las costumbres familiares, el idioma, la compañía, el mobiliario… el anhelante corazón henchido,

un innegable afecto, el sentido de lo que es real…

Estos llegaron a formar parte de aquel niño que se levantaba cada día, y se levanta ahora, y se levantará cada día27.

Hermanas, con mis disculpas por editar un poco al señor Whitman por cuestiones de tiempo, permítanme sugerir que los versos que escribió de manera tan bella son algo real en la vida. Todo lo que ustedes aprenden y ven y eligen hacer, todo lo que el hogar, los amigos, la Iglesia y la escuela son para ustedes, ¡son ustedes! Se están convirtiendo rápidamente en lo que van a ser.

Pero les sacan una notable ventaja a las personas del mundo: ustedes pueden tener una bendición patriarcal28. Solo una fracción de la población de la tierra es tan privilegiada. Un miembro digno y fiel de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene derecho a que un patriarca ordenado ponga sus manos sobre su cabeza y a recibir, por medio del poder del sacerdocio de Dios, una bendición muy personal de su Padre Celestial. Esta es una manera de aprender más de ustedes mismas y de lo que pueden hacer en su vida. Creo que ese es un don especial de Dios para nosotras.

Estudiar su bendición patriarcal con frecuencia, especialmente en momentos de decisiones o pruebas o depresión, rápidamente les recordará y les dará la visión de quiénes son en realidad, y de cuál es su relación con Dios, y especialmente cuál es Su voluntad para ustedes. Puede darles consuelo cuando se sientan rechazadas o indignas o inadecuadas u olvidadas. Puede indicarles su propio objetivo especial en la vida.

Por un momento voy a hablarles de mí y les diré que, cuando tenía la edad que tienen muchas de ustedes, jovencitas, recibí mi bendición patriarcal. Fue a finales de primavera. La estación estaba en su máximo esplendor y yo también deseaba estarlo, de modo que me preparé para recibir lo que el Padre Celestial habría de decirme a mí personalmente. Había habido algo de arrepentimiento, ayuno y oración, y profundas conversaciones sobre el significado de todo ello con mis padres y con un amigo muy especial. Recuerdo bien la noche anterior a mi cita con el patriarca Jones, allá en Capitol Hill, detrás del Tabernáculo29. Sentí una imperiosa necesidad de reunirme con mi Padre Celestial, así que crucé el mosquitero de la puerta y me quedé allí un momento, escuchando los años de mi infancia pasar en la nocturna canción de los grillos. En ese momento me sentí muy mayor de edad. De pronto sentí una vez más la atracción de las estrellas. Tímidamente al principio me tumbé de espaldas sobre la espinosa pradera, tal como había hecho tan a menudo cuando era niña. (Ya saben a qué me refiero). Entonces, una vez más respiré hondo y miré al cielo. Observé los cielos; encontré las constelaciones que conocía y me orienté con la Estrella Polar. Y luego vino a mí la esclarecedora y arrebatadora experiencia de sentirme elevada hasta el universo, casi ante la presencia de Dios me pareció. Hizo que mi corazón latiera con fuerza. Supe que mis oraciones habían llegado al hogar celestial. El testimonio que recibí del Espíritu de que Dios vive y que estaba al tanto de mí, tan pequeña, me embargó hasta las lágrimas. Al día siguiente, cuando fui a recibir mi bendición, supe que la bendición y las instrucciones que me daba ese maravilloso patriarca eran personales.

Esa fue una floreciente primavera para mí. Fue mi estación del despertar ya que traté, a partir de entonces, de tomar decisiones conforme a la voluntad de Dios y de comprometerme con una forma de vida que me aseguraría el cumplimiento de todas Sus sagradas promesas.

Ahora, en la cosecha de mi vida, puedo decir que así es. Dios vive; Él nos ama.

La mayoría de ustedes está en la floreciente primavera de su vida, un tiempo de despertar, y tienen mucho a su favor. Ustedes pueden hacer con su oportunidad en la vida todo lo que deseen, si lo desean lo suficiente.

Hemos hablado acerca de su investidura espiritual: sus raíces espirituales, su legado, su ambiente… todo ello forma una parte importante de ustedes30. Su bendición patriarcal es un don único, sagrado y fortalecedor para ustedes. Pero hay algo más, y es esa cualidad particular, esa esencia que ustedes han sido siempre y para siempre, y que determina cómo responderán a los desafíos de la vida.

Cuando viajé a Rusia compré una muñeca rústica tallada y pintada a mano. En realidad son muchas muñecas de diferentes tamaños que van unas dentro de otras. Uno nunca imaginaría lo que hay dentro de esa muñeca grande si la mira solo por fuera. Me encanta esa muñeca. Para mí es un recordatorio de que una persona es mucho más de lo que salta a la vista. Creo que debemos pensar en esto en lo que a nosotras atañe. Y asimismo sería bueno que lo recordásemos de otras personas.

También hay mucho más en ustedes, jovencitas, de lo que salta a la vista. Tan bellas como son, hay mucho más en ustedes de lo que salta a la vista. Y bien, ¿qué van a hacer al respecto?

Una de las enseñanzas básicas del Evangelio es que cada persona es responsable de su propia salvación. Ese es el principal propósito de la vida en la tierra. Se les puede enseñar, se puede orar por ustedes, se les puede predicar, pueden ser investidas, pero no se les puede obligar a entrar en la presencia de su Padre Celestial. Ustedes se ganan ese privilegio al aprender y progresar con lo que les ha sido dado en la vida.

El Padre Celestial las ama, pero el amor verdadero no obliga. Él no las obligará a que hagan Su voluntad. Ni siquiera las obligará a que acepten Sus bendiciones. No les privará de su elección. Dado que son personalmente responsables de sus propios actos y de sus elecciones, ¿cuán pronto comenzarán a asumir esa poderosa y preciosa responsabilidad? ¿Cuándo, hermanita, usted que es una hija de Dios? ¿Cuándo?

Al hablar con ustedes, sé con certeza que sienten estas cosas en lo más profundo de su corazón. Saben que son Suyas. Su Padre Celestial las ama. Los profundos sentimientos que tienen en este preciso instante provienen de Él. Como dice la canción, “con ternura lo [reconocen] en [su] corazón”, y “Él [las] reconoce como [Suyas]”31.

Entonces, vuélvanse a Él. Deseen que Él forme parte de su vida. Ámenlo lo suficiente como para guardar Sus mandamientos, y todo les irá bien.

Espero que escriban sobre sus sentimientos en sus diarios. Espero que registren lo que han aprendido en esta reunión.

Y, ahora, un último pasaje de las Escrituras a tener en cuenta:

“Bendito [aquel] que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echa sus raíces, y no temerá cuando venga el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se angustiará ni dejará de dar fruto”32.

Mis hermanas, ya sea que estemos en Utah o en Australia, o en cualquier lugar entre ambos lugares, ya sea que estemos en la estación de la juventud y la primavera, o en la época de la cosecha de nuestra vida, si ponemos nuestra confianza en el Señor y nuestras raíces en Su evangelio, todo nos irá bien. Cuando la intensa tentación y la presión lleguen a nuestra vida, no perderemos el ánimo ni dejaremos de dar fruto.

Como presidencia de las Mujeres Jóvenes, las amamos. Y amamos al Señor. Nos encanta la oportunidad que el presidente Kimball y las Autoridades Generales nos han dado de servirlas. Nos arrodillamos en oración por ustedes y dejamos estos pensamientos y nuestro amor con ustedes, en el sagrado nombre de Jesucristo. Amén.

Notas al pie de página

  1. [1]Holly C. Metcalf, Love’s Banner: Memories of the Life of Elaine Cannon (Kenmore, WA: Lamb and Lion, 2011), pág. 21. Metcalf es la hija más joven de Elaine Cannon. (Janet Peterson, “Love’s Banner: Memories of the Life of Elaine Cannon”, Meridian Magazine, 14 de junio de 2012. Accedido: 22 de diciembre de 2015, ldsmag.com).

  2. [2]Metcalf, Love’s Banner, págs. 37–38.

  3. [3]“A Wonderful Adventure: Elaine Cannon”, New Era, tomo XIII, nro. 3 (abril de 1983), pág. 6.

  4. [4]Arlene B. Darger, entrevista con Marsha G. Richards, 3 de noviembre de 2003, [2], Biblioteca de Historia de la Iglesia (CHL, por sus siglas en inglés); Metcalf, Love’s Banner, pág. 138. Para más información sobre el comité de correlación para la juventud y el comité de planificación y redacción de los cursos de estudio, véase el capítulo 41 de este libro.

  5. [5]Elaine A. Cannon, entrevista con Gordon Irving, 1979–1990, prefacio, James Moyle Oral History Program, CHL.

  6. [6]Cannon, entrevista, pág. 104.

  7. [7]Cannon, entrevista, pág. 104.

  8. [8]Cannon, entrevista, pág. 105.

  9. [9]Cannon, entrevista, prefacio, págs. 103–105.

  10. [10]Cannon, entrevista, págs. 100–104. Publicada por primera vez en enero de 1971, la revista New Era es la revista oficial de la Iglesia en inglés para jóvenes de entre doce y dieciocho años, así como para sus padres, maestros y líderes de la Iglesia. (Jay M. Todd, “The New Era”, New Era, tomo I, nro. 1 [enero de 1971], pág. 3).

  11. [11]Cannon, entrevista, prefacio. Ardeth G. Kapp y otras personas apoyaron también esta idea en esa época. (Ardeth G. Kapp, entrevista con Gordon Irving, 1978–1979, págs. 49–51, James Moyle Oral History Program, CHL).

  12. [12]Cannon, entrevista, págs. 111–112.

  13. [13]Antes de 1980, las reuniones de la Sociedad de Socorro, la Primaria, los Hombres Jóvenes y las Mujeres Jóvenes se llevaban a cabo durante la semana. Los miembros asistían a la Escuela Dominical y las reuniones del sacerdocio los domingos por la mañana, y luego regresaban por la tarde a la reunión sacramental. El horario de las reuniones dominicales unificadas suponía que los miembros asistirían a todas sus reuniones durante tres horas los domingos. Los Hombres y las Mujeres Jóvenes seguirían teniendo actividades una tarde a la semana. (“Church Consolidates Meeting Schedules”, Ensign, tomo X, nro. 3 [marzo de 1980], pág. 73).

  14. [14]Véase Mary Jane Woodger, “Elaine Anderson Cannon, Young Women General President: Innovations, Inspiration, and Implementations”, Journal of Mormon History, tomo XL, nro. 4 (otoño de 2014), págs. 192–197; véase también Elaine Anderson Cannon, diario, 1 de septiembre de 1979, Elaine A. Cannon Papers, BYU.

  15. [15]Cannon, entrevista, pág. 182.

  16. [16]Metcalf, Love’s Banner, pág. 195.

  17. [17]Cannon, entrevista, prefacio.

  18. [18]Marvin J. Ashton, “Yellow Ribbons and Charted Courses”, New Era, tomo XI, nro. 6 (julio de 1981), pág. 14.

  19. [19]Spencer W. Kimball, “In Love and Power and without Fear”, New Era, tomo XI, nro. 6 (julio de 1981), pág. 8.

  20. [20]Spencer W. Kimball se unió al Cuórum de los Doce Apóstoles en 1943, y luego sirvió como duodécimo Presidente de la Iglesia entre 1973 y 1985. Camilla E. Kimball enseñó en varios lugares a lo largo de su vida. (Carol Cornwall Madsen, “In Memoriam: Camilla Eyring Kimball”, Sunstone, tomo XI, nro. 4 [julio de 1987], pág. 48).

  21. [21]“Young Women Fireside”, New Era, tomo XI, nro. 6 (julio de 1981), págs. 6–17. Marvin J. Ashton fue miembro del Cuórum de los Doce Apóstoles entre 1971 y 1994.

  22. [22]Citado en el original: “Moisés 1:39”. Arlene B. Darger y Norma B. Smith eran las consejeras de la hermana Cannon. (Official Report of the One Hundred Fiftieth Semiannual General Conference of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 4 y 5 de octubre de 1980 [Salt Lake City: The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1981], pág. 26).

  23. [23]Durante la sesión del sacerdocio de la Conferencia General de abril de 1976, Spencer W. Kimball habló de la generación de jóvenes de aquel entonces como una “generación digna de la realeza”. (Spencer W. Kimball, “Boys Need Heroes Close By”, Ensign, tomo VI, nro. 5 [mayo de 1976], pág. 45; véase también Victor L. Brown, “Follow the Living Prophet”, Ensign, tomo VII, nro. 5 [mayo de 1977], pág. 37).

  24. [24]Citado en el original: “Elaine A. Cannon and Margaret Cornwall Richards, ‘The Awakening’”. La revista New Era publicó esta canción al año siguiente. (Elaine Cannon and Margaret Cornwall Richards, “Awakening”, New Era, tomo XII, nro. 2 [marzo de 1982], págs. 28–29).

  25. [25]Citado en el original: “Romanos 8:16”.

  26. [26]Génesis 12:1–3.

  27. [27]Citado en el original: “‘There Was a Child Went Forth’, en Bruce B. Clark y Robert K. Thomas, Out of the Best Books, Deseret Book Co., 1966, tomo II, pág. 363”. El poeta estadounidense Walt Whitman incluyó este poema en su colección Leaves of Grass (Brooklyn, NY: impreso por el autor, 1855), págs. 90–91. La Sociedad de Socorro encargó a los hermanos Clark y Thomas que publicaran Out of the Best Books como libro de texto para las lecciones de literatura de la Sociedad de Socorro. (Marian W. Jensen y Alice W. Anderson, “Alice Ludlow Wilkinson”, en Women of Commitment: Elect Ladies of Brigham Young University, ed. Marian Wilkinson Jensen [Bountiful, UT: Horizon Publishers, 1997], pág. 22).

  28. [28]Véase el capítulo 41, nota 17, de este libro.

  29. [29]Al sur de Ensign Peak y norte del centro de Salt Lake City, el vecindario de Capitol Hill baja en pendiente desde el edificio del Capitolio del estado con sus elegantes jardines y sus cerezos. Los tranvías viajaban colina arriba y colina abajo, y un desfiladero delimitaba un margen del vecindario. (“A Wonderful Adventure”, págs. 9–10; Metcalf, Love’s Banner, págs. 22–23).

  30. [30]De esta misma charla fogonera, véase Camilla E. Kimball, “We Are His Children”, New Era, tomo XI, nro. 6 (julio de 1981), pág. 7.

  31. [31]Cannon y Richards, “Awakening”, págs. 28–29.

  32. [32]Citado en el original: “Jeremías 17:7–8”.